Sepa cómo una familia boliviana se prepara para enfrentar al huracán Matthew en EEUU

Se cree que la noche del jueves al viernes el huracán impacte en las costas del sur de Florida, donde se han preparado posibles acciones de evacuación, habilitación de albergues, despliegue de personal médico y otros para enfrentar los efectos de los vientos y la lluvia.

Sepa cómo una familia boliviana se prepara para enfrentar al huracán Matthew en EEUU

La Paz, 6 de octubre (ANF).- Proteger las ventanas de la casa con persianas de metal, y comprar agua embotellada, pilas y conservas son las tareas principales que la familia boliviana Quint-Molina, residente en Florida, EEUU, cumplió en las últimas horas ante la inminente llegada del huracán Matthew, que ya ha causado la muerte de unas 130 personas y graves daños materiales a su paso por Haití, República Dominicana, Bahamas y Cuba.



Se cree que la noche del jueves al viernes el huracán impacte en las costas del sur de Florida, donde se han preparado posibles acciones de evacuación, habilitación de albergues, despliegue de personal médico y otros para enfrentar los efectos de los vientos y la lluvia.

La llegada de los huracanes implica el corte de la electricidad y del servicio de agua potable, y muchas veces también de las telecomunicaciones e internet. Por el peligro que implican las lluvias y el viento, las familias deben permanecer todo el tiempo dentro de sus casas, algunas veces hasta 48 horas sin poder salir.

Debido a ello, miles de estadounidenses han sido evacuados, lo que ha provocado embotellamientos en las carreteras.

El Mathew es el huracán más fuerte que ha llegado al Caribe en los últimos 11 años, desde el mortífero Katrina, de 2005, y las autoridades de Florida han desarrollado un amplio plan de emergencia.

Ha sido calificado como extremadamente peligroso y este jueves subió de categoría 3 a 4 (siendo 5 el máximo), debido a que sus vientos llegan a 220 kilómetros por hora.

Lo que hemos hecho primero es proteger las ventanas y puertas y retirar del patio todo objeto que, con el viento, pueda convertirse en un proyectil y poner en riesgo a alguien, dijo Oscar Quint a ANF desde el condado de Broward, al sur de Florida, justo en el lugar donde impactarán los vientos.

Contó que él y su esposa, Jenny Molina, viajaron desde su casa, ubicada un poco más al norte, para pasar la fase más grave del huracán con su hija Cinthya y su yerno Elías Vargas.

Todos los vuelos desde y hacia Florida, tanto nacionales como locales, han sido suspendidos hasta nuevo aviso.

Hay mucho nerviosísimo, el recuerdo del huracán Andrew sigue muy presente, fue muy destructivo, agregó Molina, quien dijo también que las autoridades recomiendan poner todos los documentos importantes de una familia en una bolsa de plástico. Lo que pasa es que cuando llegó el huracán Andrew (1992), botó casas y destruyó edificios, y muchas gente se quedó sin documentos, contó.

Cinthya expresó que, a diferencia de sus vecinos, nosotros, que somos bolivianos, hemos cocinado y comeremos eso durante el paso del huracán, que ojalá sea rápido. En huracanes anteriores hemos estado hasta 48 horas sin poder salir.

El más reciente de ellos fue el Sandy, de 2012. Cuando llegan estos vientos huracanados, y debido a que se corta la luz, las familias pasan a oscuras y encerrados en sus casas, muchas veces in comunicación telefónica.

/RPU/

Fuente: noticiasfides.com