La presión social obliga a los legisladores de cuatro Estados mexicanos a eliminar el bono de gasolina

En Nuevo León, Sinaloa, Durango y Sonora los diputados han desistido de los apoyos que recibían mensualmente para costear el combustible

Un grupo de manifestantes en contra del gasolinazo. REUTERS

En las últimas dos semanas los mexicanos han salido a las calles en casi todos los Estados del país para protestar por el incremento en el precio de la gasolina. En las consignas han despotricado en contra de los privilegios de los que gozan los servidores públicos y los legisladores. Las protestas han sido tan intensas que en los estados de Nuevo León, Sinaloa, Durango y Sonora los diputados han desistido de los apoyos que recibían mensualmente para costear la gasolina. En Tabasco y en Colima analizan eliminar los vales. Los únicos que se han mostrado indiferentes ante el enojo ciudadano son los parlamentarios federales: diputados y senadores no han renunciado a ninguno de los privilegios con los que gozan.



Desde el domingo primero de enero, cuando entró en vigor la medida que incrementa los precios de los combustibles entre un 14,2% y un 20,1%, los ciudadanos han mostrado su molestia e indignación. Los mexicanos han emprendido protestas callejeras, bloqueos carreteros, han sitiado estaciones de servicio y han bloqueado las instalaciones de Petróleos Mexicanos (Pemex) en las entidades petroleras. En Sinaloa, los diputados fueron sacados del Congreso local para que escucharan los reclamos de un grupo de ciudadanos que protestaban por el gasolinazo. Los manifestantes les exigieron bajar sus salarios y renunciar a los vales de gasolina. La presión y los reproches surtieron efecto. El martes los diputados anunciaron que renunciaban al apoyo de 15.000 pesos (unos 750 dólares) para gasolina y al de 12.500 pesos (625 dólares) para transporte.

El Congreso del Estado de Nuevo León anunció que para este 2017 se sometería a un plan de austeridad y eliminaría los vales de gasolina a los diputados y suspendería la adquisición de vehículos nuevos que se tenía contemplada. El coordinador de la bancada del PRI, Marco Antonio González Valdez, manifestó que ante la problemática nacional habían decidido solidarizarse con los ciudadanos. “No al gasolinazo, los diputados renuncian a los vales de gasolina y al apoyo destinado al pago de teléfonos celulares», afirmó. Los parlamentarios también recibían un apoyo para el pago de su servicio de telefonía celular. 

En Durango se eliminarán los vales de gasolina, se reducirán los viáticos, el gasto destinado a las reuniones de las comisiones legislativas y se optimizará el uso de recursos materiales en las oficinas, como papelería, teléfono, luz e Internet. Mario Sergio Quiñones Prado, Oficial Mayor del Congreso del Estado, informó que el sueldo de los legisladores tampoco aumentará. Para este año tenían contemplado un incremento salarial del 5%, pero debido al descontento social el salario permanecerá igual que el año anterior.

En Sonora un programa de radio local exhibió los apoyos con los que contaban los 33 legisladores. Tras la polémica desatada, los parlamentarios anunciaron que habían acordado eliminar la partida presupuestal de tres millones de pesos (150.000 dólares) que tenían asignada anualmente para costear el combustible.

La presión ciudadana no ha surtido efecto en todos los estados. En Baja California Sur los legisladores no quieren ceder a los reclamos y se han negado a suspender los apoyos que reciben. Cada uno de los 21 diputados recibirá al mes unos 800 dólares para que llene el tanque de su coche.  En Puebla, Jorge Aguilar Chedraui, presidente del Congreso local, ha dicho que al apoyo de 100 dólares a cada diputado continuará y que los vales que se entregarán a sus compañeros no tienen ningún tipo de restricción para su uso, por lo que podrán ser utilizarlos para actividades laborales y personales.

En Tabasco los parlamentarios de la fracción del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD) han dicho que analizan cancelar los apoyos de 250 dólares que reciben cada mes. El coordinador de la bancada, José Antonio De la Vega, comentó que ante las protestas ciudadanas por el aumento en el costo de las gasolinas, están analizando con detalle donar los recursos de esta partida presupuestal a las instituciones de salud o a la Cruz Roja. En Colima los legisladores independientes dieron a conocer que presentaron una propuesta para eliminar los vales de 10 mil pesos (500 dólares) que se les otorgan cada mes para subsidiar la gasolina. 

Fuente: elpais.com