Opositores ven discurso sin novedades

Consideran descabellado que comparara sus 11 años en poder con toda la época republicana. Cansancio y confusión se hicieron presentes en plaza Murillo. Cientos de cifras fueron proporcionadas

El primer mandatario llegó temprano a Palacio de Gobierno para sostener una reunión con su Gabinete de ministros.
«No es sencillo administrar un país», esa fue una de las frases finales que el presidente Evo Morales lanzó a la conclusión de su informe, que se extendió por más de cuatro horas. Analistas y opositores dicen que faltó claridad y fueron muchos datos dentro de la intervención.
La diputada de Unidad Demócrata (UD), Jimena Costa, aseveró que «ha sido un informe más descabellado de las últimas gestiones. Fue algo tremendamente forzado». Lamentó que el primer mandatario no reconociera que es ahora autoridad gracias a esa vieja época republicana.Agregó que «se ha olvidado de algunos detalles, por ejemplo, que los contratos con Argentina y Brasil, que le permiten tener esos recursos que gasta a placer, fueron firmados en la república».El senador por Santa Cruz, Oscar Ortiz, escribió en Twitter: «Más de 4 horas de discurso y nada nuevo», atribuyendo eso a «la decadencia de Evo».Durante la larga comparecencia del primer mandatario fueron cientas las cifras que proporcionó, muchas con bastante dificultad y que no coincidían, en algunos casos, con las diapositivas de la transmisión del canal estatal.A su turno, Carlos Cordero consideró que el discurso no incursionó lo suficiente en la parte económica, que consideró puede ser ahora uno de los puntos débiles del Gobierno, anticipando que como está el escenario internacional, «significará que vivimos en una situación de crisis».El jefe de Unidad Nacional, Samuel Doria Medina, observó que «más de 4 horas y con cadena obligada de medios a trasmitir. Cuanto debemos valorar libertad de expresión, sin ella así sería todos los días».Fuente: El Deber