Alcaldías necesitan recursos para controlar venta de ropa usada; ropavejeros piden tributar para evitar decomisos

La FAM afirma que si esta competencia es transferida por el gobierno nacional a los municipios de Bolivia, se beneficiará a la industria nacional. Adivierten que las alcaldía necesitarán mayor presupuesto para cumplir esta tarea.

Alcaldías necesitan fondos para controlar venta de ropa usada

La FAM afirma que si esta competencia es transferida a los gobiernos municipales, se beneficiará a la industria nacional. Ropavejeros quieren pagar tributos.Archivo. La Feria 16 de Julio de El Alto es uno de los principales mercados de ropa usada.Página Siete / Lorena Rojas / La PazLas alcaldías  anticiparon que necesitarán de mayor presupuesto si se aprueba la nueva ley impulsada por el Órgano Ejecutivo, que pretende que los gobiernos municipales   controlen la comercialización de la ropa usada.»Vamos a necesitar recursos para que nuestras unidades municipales puedan hacer esta tarea, pero está claro que también personal, eso es lo que lleva los costos más caros”, dijo a Página Siete   el alcalde de La Paz, Luis Revilla.El  jueves, el vicepresidente Álvaro Gárcia Linera informó que  a través de  un proyecto de ley todos los municipios se verán obligados a evitar la comercialización de la ropa usada que ingrese al país.Revilla afirma que se necesita  mayor información sobre el proyecto de ley, porque actualmente no se tienen datos ni cifras sobre ese comercio que se expande con mayor fuerza en las ciudades.El vocero de la Alcaldía de Santa Cruz, Jorge Landívar, dijo en declaraciones a medios que el gobierno municipal podrá cumplir con esa tarea  pero se requiere de recursos económicos.La alcaldesa de El Ato, Soledad Chapeton, dijo el jueves  que si las autoridades nacionales quieren darle la responsabilidad a las alcaldías deben modificar la Ley de Municipalidades e identificar las nuevas funciones y designar   los recursos económicos necesarios.El presidente de la Federación de Asociaciones de Bolivia (FAM) y alcalde de Potosí, Williams Cervantes, manifestó que con  esta ley se  favorecerá al crecimiento de la industria nacional. Sin embargo, la autoridad coincidió en que con esta nueva  responsabilidad  que pretende ser asignada se necesitará proyectar los recursos necesarios para cumplir con una buena    labor.»Obviamente la responsabilidad es mucho más grande para los municipios y eso conlleva recursos más grandes, que también habrá que programarlos para poder hacer eficiente este labor”, dijo Cervantes a este matutino.Ropavejeros piden tributarLa máxima dirigente del sector, ElizabethVerástegui, afirmó que desde su sector existe el   interés de «regularizarse” en el mercado, pero en caso de que el Gobierno no tome en cuenta su pedido, ellos están dispuestos a tributar por sus productos y así evitar que su rubro desaparezca, según la ANF.»Queremos un diálogo para poder ser parte de la reglamentación y estamos dispuestos a tributar para que no nos traten como a delincuentes ni decomisen nuestras prendas”, indicó Verástegui.

Ropavejeros reiteran pedido de tributar, temen que alcaldías les decomisen ‘sin piedad’

El martes, el sector se reunirá en ampliado de emergencia en Oruro para debatir la intención del Gobierno y definir medidas de presión.ropa usadaUn grupo de personas compran ropa usada en la feria de la 16 de Julio. Foto: El DiarioLa Paz, ANF.- Ante la intención del Gobierno de transferir a las alcaldías el control, sanción y decomiso de prendería usada, los ropavejeros reiteraron su interés de tributar por sus productos y así evitar que su rubro desaparezca. En caso de que el Gobierno no tome en cuenta el pedido de “regularizarse” en el mercado, la dirigente máxima del sector, Elizabeth Verástegui, amenazó con protestas a nivel nacional.“A lo largo de estos años siempre hemos querido regularizarnos, pero nunca nos han escuchado y ahora el Gobierno habla de un proyecto de ley para que las alcaldías hagan los controles y no sabemos qué tipo de controles. Por eso queremos un diálogo para ser parte de la reglamentación y estamos dispuestos a tributar para que no nos traten como a delincuentes ni decomisen nuestras prendas”, afirmó a ANF.De acuerdo a Verástegui, las más de 250 mil familias a nivel nacional que se dedican a vender prendería usada están preocupadas de quedarse sin fuentes de empleo, ya que sus bases temen que los municipios, en caso de hacerse cargo del control, les quiten “sin piedad” sus productos