Cuando ves una cámara de acción, sabes que te encuentras ante una por la estética y el aspecto que ofrecen, que no suele diferir demasiado entre ellas. Pero, ¿y el interior? Lo cierto es que, en la mayoría de las ocasiones, tampoco se aprecian grandes saltos cualitativos entre modelos y marcas.

Por eso, en un momento donde las cámaras de acción no brillan especialmente por diferenciarse mucho unas de otras, atisbar destellos como el que acaba de presentar Sony siempre es de agradecer. Con la RX0 se quiere conseguir la mezcla perfecta entre la robustez, el diseño y funciones tan necesarias en este tipo de productos como puede ser la resistencia al agua una grabación superlenta a 1.000fps.

Cuenta con 15,3 megapíxeles, un sensor Exmor RS CMOS unas lentes de la marca Zeiss, que ya se han convertido en un clásico cuando de calidad se trata. Para que los percances sean los menos posibles cuando se exponga esta cámara a todo tipo de situaciones, podrá ser sumergida hasta 10 metros sin ningún tipo de carcasa ni protección adicional, aguantará caídas desde 2 metros de altura y soportará hasta 200 kilogramos de peso sobre ella.

Como una sola cámara a veces no es suficiente, esta puede acoplarse a cámaras DSLR o interconectar varias RX0 entre sí para lograr capturas que se salgan fuera de lo convencional. Todo un universo de posibilidades que está al alcance del público profesional, pudiéndose comprar por un precio que ronda los 700 dólares.

Fuente: https://hipertextual.com