Bolivia, en los últimos lugares

La falta de políticas que beneficien a los deportistas y la nula coordinación entre los distintos niveles de gobierno y el comité olímpico son las causas de los malos resultados.



Ref. Fotografia: Angélica Barrios y Jenny Daza le dieron la dorada al país.

La realidad no ha cambiado mucho desde los Juegos Bolivarianos de Trujillo 2013; Bolivia ocupó la novena casilla con cinco medallas de oro–dos menos que en Perú–, acumulando un total de 32 preseas sumando las de plata y bronce. Cuatro años después, la delegación nacional sumó la misma cantidad de preseas, siendo el raquetbol el que salvó “las papas” ganando cuatro doradas en el último día. Cuando la proyección era terminar al séptimo lugar peleando codo a codo con República Dominicana, Guatemala o incluso Paraguay, la realidad hizo que solo se pase a Panamá y El Salvador. ¿Los motivos? No hay aún un sistema de política gubernamentales que favorezcan al deportista, es más, es poca o nula la coordinación entre el Gobierno nacional, gobernaciones y Comité Olímpico para armar un plan en conjunto para mejorar esta situación. Se vienen los Juegos Odesur en Cochabamba 2018 y las proyección es estar en un tercer grupo, arriba del décimo lugar.  



Ellos lo viven a diario. «Hacen falta políticas que nos beneficien más, en Bolivia solo hay una piscina de 70 metros y la mayoría de los nadadores tenemos que entrenar en la de 25 mts. Eso no ayuda en nuestra preparación», señaló Karen Tórrez, la atleta que le dio la primera medalla de oro al país en natación. La “Sirena dorada” se las tiene que batir en su preparación, además de entrenar tiene que costearse sus estudios en La Paz, asimismo, es entrenadora de la Asociación Paceña de Natación, un plus que le genera un ingreso extra. Tiene un sponsor que le brinda un apoyo económico sostenido, hecho que le permite intensificar sus prácticas. No obstante, si comparamos con los atletas internacionales que solo se preocupan por entrenar y mejorar marcas, la realidad de Tórrez es distinta. 

No hay otro camino que sentarse y planificar. «Tener la voluntad política de sentarnos todos a hacer una coordinación y planificación conjunta. No la hay. Y si somos los servicios de deportes que invertimos. Es momento de despojarse de celos políticos, de todo tipo de animadversiones, porque nuestro objetivo son los deportistas. Tenemos que sentarnos con el Comité Olímpico, tienen que abrirse, por último, aceptar sugerencia, sentarnos a hacer una planificación conjunta, determinar objetivos conjuntos y en conjunto dar el apoyo que el deportista necesita. Estamos haciéndolo de forma aislada», dijo Guillermo Saucedo, director del Servicio Departamental de Santa Cruz (SDD). Hay tres programas de ayuda a los deportistas que trabajan de manera separada: «Equipo Bolivia», donde están los 30 mejores del país para prepararse para los Odesur 2018 y lo trabajan el Comité Olímpico junto al Ministerio de Deportes; «Top 100 de Santa Cruz», impulsado por la Gobernación oriental; las becas a China, sostenido por el Ministerio. En el caso del primero, los atletas reciben un apoyo económico que ronda entre los 500 dólares mensuales. Los “Top 100”  se benefician de lugares para entrenar, equipo médico, campamentos y solvencia en pasajes aéreos. El último selecciona a deportistas y se los llevan a China para entrenar durante cuatro meses en centros de alto rendimiento. «Se ha trabajado para escalar posiciones. Mucho depende de los deportistas que fueron, hay deportistas que deberían estar y no han ido. Han primado otros intereses en algún momento que (hicieron) que no estén los que deberían estar y quizás hubiéramos tenido otras posibilidades», añadió Saucedo. 

Los Bolivarianos de Santa Marta sirvieron como medida para ver el nivel de los deportistas nacionales y proyectarlas para los Odesur 2018. Ahora los números están bajos y, es probable, que esa situación no cambie.

Fuente: eldia.com.bo