El mayor fracaso de la Asamblea Legislativa nacional

Mario BalcázarCon esas palabras el Senador opositor Oscar Ortiz tituló al ahora abrogado Nuevo Código Penal, muchos son los factores que podemos tener en consideración para poder hacer primero un análisis del porque un trabajo de 3 años de diputados y senadores ha fracasado rotundamente y ha sido parte de la crisis política más importante de los 12 años que llevamos de régimen.La falta de creación de mesas de trabajo con los gremios y sectores implicados en varios de los artículos polémicos en la nueva normativa desencadeno en noviembre un paro médico que duro 47 días, el cual logro que plataformas, agrupaciones, sectores, gremios y comités cívicos unan fuerzas logrando primeramente que se deroguen el articulo 205 (mala praxis) y el 137 (ligado a los transportistas) y en consecuencia posterior la petición de abrogación total del código.La contundencia de acciones que fueron llevadas a cabo por la sociedad civil en forma generalizada, que se traduce en protestas y paros cívicos concluyentes en varios departamentos, genero la desestabilización social necesaria como para que el oficialismo, que había afirmado que no se tocaría ni una coma de la nueva legislación, decida dar un paso atrás y haya aclarado que se necesitaba revisar, socializar y consensuar mejor el dicho código.El rechazo generalizado al fallo del TCP a favor de la reelección de autoridades y la defensa del referéndum del 21F, el sentimiento de violación a los derechos y a la misma democracia, consiguieron generar un sentimiento nacional de resistencia que se hace sentir prácticamente todos los días a lo largo de todo el país con protestas y manifestaciones multitudinarias.El paso adelante de los jóvenes, en esta que consideran su lucha, ha sido clave para reforzar y en muchos casos encabezar las movilizaciones. La creación de nuevas plataformas y grupos responde al llamado de los jóvenes a la defensa de la democracia y de su futuro, alejando los discursos regionales de sus antecesores y abrazando las arengas nacionales sin fronteras característica de los millennials.El no haber llegado a un consenso logro que grupos afines al gobierno también realicen movilizaciones y pedidos en contra del código, que desequilibro la unidad que hasta ahora había tenido a su favor el presidente, lo que concluyo con un pedido de sus sectores aliados de poder darse un tiempo para socializar mejor la norma.La sensibilización de la población en general al ver a huelguistas gasificados, golpeados y aprehendidos, el sentimiento de “ESTA LUCHA ES DE TODOS” llevo a la sociedad civil a las calles, con la bandera de “DEMOCRACIA SI, DICTADURA NO” castigó duramente a una administración que viene en decadencia por los tantos casos de corrupción que han ido saliendo a la luz, y el carácter autoritario y prorroguista que los caracteriza.Los discursos de odio racial y lucha de clases usados por el vicepresidente, dignos de la política de comienzos de régimen, buscando llevar a la confrontación y al rencor, solo han dado como resultado la irritación de la sociedad contra expresiones que no concuerdan con su voluntad.Y, por último, el revés electoral tajante obtenido en los comicios para elegir a las máximas autoridades de los principales tribunales del país, más del 50% del electorado anulo su voto mostrando el descontento y deslegitimando una vez más las formas y procesos en que se han llevado las elecciones. Esto dio un golpe de moral a la ciudadanía que dio paso a las movilizaciones en contra del fallo y derivo en las demandas realizas.Por primera vez en 12 años han tenido que enfrentarse a una sociedad civil organizada, enojada, frustrada y cansada, que los ha obligado a dar marcha atrás y que ha conseguido hacer respetar la soberanía del pueblo por encima del gobierno. Si bien el código penal ya ha sido abrogado por ambas cámaras, las movilizaciones no tienen miras de acabar sino más bien ya se han planteado continuar con el fin máximo de hacer prevalecer el voto del 21F. Abogado Mario Balcázar