La queja de Fabiana



La gimnasta boliviana Fabiana Abastoflor Nürnberg hizo historia hace unos días con su singular participación en el campeonato mundial de rítmica celebrado en España. La deportista cruceña asombró a todos al realizar su presentación al ritmo de un caporal, hecho pocas veces visto, pues lo más frecuente en esta disciplina es realizar las coreografías con animación de música clásica. Pero ese no fue el único hecho destacable, pues Fabiana tuvo que ensayar en solitario durante el torneo, pues su entrenadora había sido designada jurado y ella no contaba con ninguna persona auxiliar para que le brinde asistencia. Entrevistada por algunos medios de comunicación, lamentó el escaso apoyo que brinda el estado al deporte y precisó que su familia debe costear los pasajes, viáticos y todo lo necesario para sus presentaciones. A lo mejor al exministro de Culturas, Pablo Groux, le alcanza alguno de los milloncitos que ha cobrado para presentar en el próximo mundial de atletismo. Allá van los más rápidos.

Fuente: eldia.com.bo