Holanda rechaza a uno de cada cinco sirios reasentados desde Turquía por su ortodoxia o extremismo

Las autoridades consideran que podrían ser peligrosos o que no completarían su integración

Una familia siria .en Kafr Dariyan, en la frontera turco-siria, el 26 de agosto.
Una familia siria .en Kafr Dariyan, en la frontera turco-siria, el 26 de agosto. OMAR HAJ KADOUR AFP
Las autoridades holandesas rechazan a uno de cada cinco refugiados sirios que entrevistan en los campamentos de Turquía y que son susceptibles de ser reasentados en Europa, bien por sus ideas extremistas, o porque no aceptan las normas y valores occidentales. Pese a que ACNUR, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, considera a este grupo «muy vulnerable», en conjunto, alrededor de un 20% de los solicitantes no consigue trasladarse a Holanda. Ello se debe “al peligro que suponen para la seguridad, o a las dificultades que su visión de la sociedad implicaría para su integración”, según ha asegurado Paul van Musscher, el mando policial encargado de supervisar su llegada.Van Musscher, en declaraciones recogidas por el rotativo holandés De Volkskrant, ha afirmado que entre los motivos del rechazo figura la negativa de los refugiados sirios “a aceptar la igualdad entre hombres y mujeres”. En otras ocasiones, algunos de los potenciales reasentados aseguraron a sus entrevistadores que “nunca” llevarían a sus hijos “a un colegio o piscina mixta”. En tal caso, “el expediente se tacha y no entran en Holanda”, ha señalado el mando policial. El Ministerio de Justicia, por su parte, indica que hay sirios que “prefieren no intentar la aventura holandesa, porque la diversidad e igualdad social propias de un país occidental son contrarias a sus ideas”. Fuentes de ACNUR añaden que los refugiados «se inclinan a veces por otro otro país, donde ya tienen familiares, y dicho grupo forma parte de ese 20% que no llega a viajar a Holanda”.Según las cifras del Alto Comisionado, Holanda ha aceptado este año a 288 sirios reasentados desde Turquía. En 2017 fueron 2.100. Hasta la fecha, en 2018, los países de la UE han acogido a cerca de 15.000 de estos refugiados de los 72.000 que tenían que repartirse. La mayoría de ellos se encuentra en Holanda y Alemania.Turquía alberga hoy en su territorio a unos 3,9 millones de refugiados, de los cuales 3,5 millones son sirios, según ACNUR. En marzo de 2016, la UE y Ankara pactaron una serie de medidas destinadas a reducir este flujo humano, que recalaba sobre todo en las costas griegas. En virtud del acuerdo, “todo el que llegue de manera irregular a Grecia será enviado a suelo turco, solicitantes de asilo [por culpa de la guerra o por motivos políticos] incluidos”. A cambio, Turquía recibiría unos 3.000 millones de euros para atenderles.Luego se pondría en marcha un programa humanitario para repartir a los sirios entre diversos países europeos. Por cada ciudadano sirio trasladado a campamentos turcos de refugiados desde Grecia, la UE debía aceptar otro procedente de la propia Turquía. El pasado marzo, Bruselas propuso doblar dicha cantidad, como indicaba el acuerdo migratorio adoptado en 2016. Dado lo precario de su situación, no se podía elegir al refugiado, como está sucediendo ahora. Fuentes policiales holandesas señalan que “la ruta” a través de ACNUR «es especial». En este caso, sí hay una selección previa de los candidatos al reasentamiento, cosa que no ocurre en las peticiones ordinarias de asilo.

Fuente: elpais.com