La locomotora cruceña y la barrera centralista

 Carlos Pablo KlinskyEl gobierno central no está acompañando el dinamismo económico cruceño. Es la conclusión que se desprende de los reclamos planteados por los agroindustriales del departamento, quienes cumplieron los plazos en materia de siembra y cosecha de caña para la generación de biocombustible, mientras que el nivel nacional del Estado no ha avanzado con su parte de lo acordado: la aprobación de una normativa regulatoria para el etanol y los contratos entre YPFB y los productores.Los privados también avanzaron ampliamente en la infraestructura industrial para la deshidratación del alcohol, con lo que la región y el país podrían entrar en una nueva era energética, con métodos ambientalmente limpios.El problema, como indican los productores, es la lentitud del centralismo, que una vez más se constituye en barrera para la locomotora cruceña. Santa Cruz y su agroindustria pueden ser la solución para la desaceleración económica de Bolivia, pero la burocracia masista es una traba para esto.Si el Estado-barrera fuera sustituido por una efectiva alianza público-privada, se estima que Bolivia podría crecer hasta en un 7% anual, triplicando la producción de alimentos hasta el 2025, según cifras del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE).Esa alianza estratégica permitiría incorporarnos a lo que en el mundo se denomina la “agricultura del conocimiento”, que requiere una alta dosis de investigación científica, tanto en la innovación biotecnológica como en el procesamiento digital de información. La cuarta revolución industrial también se está desplegando en el campo agropecuario y tenemos que ser parte de esa transformación histórica.Pero esto sólo será posible cuando un instrumento político cruceño llegue al poder nacional, para poner al gobierno central a la altura del dinamismo económico regional, y para trasladar el exitoso modelo empresarial de Santa Cruz al resto del país, facilitando prosperidad y libertad para todos los bolivianos.Fuente: estotambiensucede.com