Secuestro: Pese a pagar 80.000 dólares, no liberaron a su hijo

Se trata de una banda que opera desde Brasil y que pidió el depósito del efectivo en una casa de cambio en Paraguay



EL DEBER

Desde el 22 de noviembre, Jery Willy Pedraza Rivero (24) está secuestrado. Su familia recibió dos videos en que el joven, atado de manos, pide a su familia que depositen el dinero a los secuestradores y que todo es culpa de ‘Gabriel’.

El director de la Felcc, Gonzalo Medina, explicó ayer que el padre del plagiado, un ganadero de San Ignacio de Velasco, sentó denuncia y dijo desconocer el motivo del secuestro. Asimismo, accedió a depositar los $us 80.000 que exigían los secuestradores, en dos pagos, a una cuenta en Paraguay, pero aún así, no liberaron a su hijo. Según las investigaciones policiales, la supuesta deuda la contrajo un hijastro del ganadero.

El secuestro

La madrugada del 22 de noviembre, Jery Willy acudió a una cita con una súbdita brasileña con la que había compartido una noche antes en una discoteca. La mujer lo atrajo enviándole fotos desnuda y prometiéndole un encuentro íntimo; sin embargo, al llegar al lugar citado, Jery Willy fue reducido por dos brasileños y conducido en su vehículo hasta una casa de campo en Montero Hoyos.

El lugar fue allanado por la Policía, pero el secuestrado había sido desplazado a otro sitio.

Banda de brasileños

Gracias a la coordinación con la Policía Federal de Brasil y la captura del boliviano Juan Gabriel Gutiérrez (20), la Felcc ha establecido que el secuestro fue cometido por una banda brasileña que dirige desde la ciudad de Pernambuco, desde donde llamaron pidiendo los depósitos a la casa de cambio en Paraguay.

La banda en Bolivia está compuesta por Janglenson de Oliveira alias ‘Ceará’ (buscado en su país por asesinato, secuestro y narcotráfico) que está prófugo, al igual que sus compatriotas Francisco Silva y Alyne Maia, además del boliviano Diego Menacho.

Fueron detenidos el boliviano Gutiérrez y el brasileño Erico Roberto Barbosa, pero este último fue liberado por orden judicial.

Hay relación con un crimen

Según la Felcc, este hecho está relacionado con la muerte de la brasileña Leticia Oliveira en julio de este año en San Ignacio.

Fuente: eldeber.com.bo