Estrepitoso fracaso del Foro de Sao Paulo

Aunque el Encuentro del FSP en Caracas lleva apenas un día de iniciado, podemos afirmar que ha sido un estrepitoso fracaso. Primero, porque no fue nadie de relevancia, y no por problemas de agenda, sino porque no hubo interés en ir; segundo, porque la propaganda en contra del FSP, dentro y fuera de Venezuela, ha sido demoledora; y tercero, porque este encuentro prendió las alarmas del mundo civilizado. Bolivia “no asistirá como Estado” al XXV Encuentro del FSP, aunque “están participando movimientos sociales”, informó el canciller boliviano Diego Pary. El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, quien recibió la pasada semana en Brasilia a Evo Morales, puso como condición que Bolivia debía apartarse del Foro de Sao Paulo si quería entrar al Mercosur. Tampoco fue la Presidenta del Partido de los Trabajadores del Brasil, ni parte de la delegación del Frente Amplio de Chile. Mónica Valente, Secretaria Ejecutiva del FSP, pretendió engañar a los venezolanos, cuando –en medio de la peor crisis humanitaria imaginable– afirmó que el régimen de Maduro había alcanzado “grandes logros”. Incluso se atrevió a decir que los invitados tomarían fotos y videos, para explicar en sus respectivos países los éxitos de la revolución bolivariana; como si esas naciones no conocieran los testimonios de los miles de venezolanos que inundan sus ciudades. Maduro no alcanza a darse cuenta del daño que le está causando la reunión del Foro en Caracas; porque ahora la comunidad internacional tiene razones para suponer que la revolución bolivariana pretende expandirse, llevando consigo un conglomerado de organizaciones criminales.