La revolución de los reguetoneros: artistas se unen a las protestas en Puerto Rico

Artistas como Residente o Bad Bunny se manifiestan en Puerto Rico. (Reuters)

Un buen puñado de cantantes y artistas, de Bad Bunny a Benicio del Toro, pasando por Ricky Martin, René Pérez, conocido como Residente (excantante de Calle 13) o PJ Sin Norte, se han unido a las protestas que llenan las calles de Puerto Rico para pedir la dimisión del gobernador de la isla, Ricardo Rosselló, por el conocido como escándalo del chat.

En el quinto día de protestas, decenas de miles de manifestantes se han congregado frente a la sede del Ejecutivo, pidiendo la dimisión de Roselló por una ristra de comentarios homófobos y machistas que el gobernador y su entorno más cercano había vertido en un chat de WatsApp filtrado a los medios, donde además hacían mofa de periodistas y personalidades conocidas. Según medios locales, las protestas del miércoles, en principio pacíficas, acabaron en disturbios con la policía, que cargó contra los manifestantes con gases lacrimógenos.Entre los manifestantes se encontraba el cantante Ricky Martin, quien ha sido objeto de comentarios homófobos en el chat filtrado y que ha aseverado que los puertoriqueños están «cansados de cinismo». «Menosprecian a las mujeres, menosprecian a la comunidad LGTBI, a la gente con discapacidad. La corrupción, es una locura. Estamos cansados. No podemos aguantarlo nunca más», ha declarado en varios vídeos publicados en redes sociales.

Residente y Bad Bunny han llegado incluso a publicar una canción conjunta bajo el título «Afilando los cuchillos» y con letras cristalinas: «Si el pueblo entero quiere que te vayas, caradura, y tú te quedas, entonces estamos en dictadura», entona Residente, al que sigue el reguetonero puertoriqueño Bad Bunny con la estrofa «que se enteren todos los continentes que Ricardo Roselló es un incompetente, homofóbico, embustero, delincuente», y concluye «Vamos a prender fuego a tu gabinete».

En medio de las protestas, algunos miembros del gabinete de Roselló que eran parte del grupo de chat han dimitido, no así el gobernador, que ha publicado un comunicado reiterando su petición de «perdón» y señalando que las manifestaciones «no le han pasado desapercibidas», pero sin mención a una posible dimisión. «Creo firmemente en que es posible restaurar la confianza y que podremos lograr la reconciliación», señala el comunicado.Este escándalo es la punta del iceberg para muchos en Puerto Rico, que también han citado la gestión del huracán María que debastó la isla en 2017, la presunta corrupción del Gobierno en la gestión de los fondos para la reconstrucción y la acuciante crisis económica y de deuda que asola Puerto Rico como razones para el cambio de gobierno. Fuente: elconfidencial.com