Ante el desastre y la falta de toma de decisión de los líderes actuales de nuestra tierra cruceña

Resultado de imagen para alberto de oliva maya site:eju.tvAlberto De Oliva Maya 

Nuestro país tiene un gran potencial para crecer en la producción de alimentos, especialmente en el departamento de Santa Cruz, ¿es esto cierto? Con toda certeza podemos afirmar que es una realidad.

En los últimos años no ha habido mejoría en la productividad del modelo de producción agrícola de Bolivia, tampoco en el de Santa Cruz, sin embargo la competitividad de ambos modelos ha sido afectada, ¿sus razones? son diversas aunque se puede señalar que la principal es la ausencia de una política pública como Estado boliviano que incentive la aplicación de innovaciones tecnológicas y lo que es peor una orfandad en materia de investigación relacionada con un verdadero plan de uso de suelo en el territorio nacional.

La desesperación del gobierno es notoria los últimos días a consecuencia de la quema de más de 2,000,000 Ha en la zona de la Chiquitania, quema que según el gobierno está relacionada con las que realizan los productores agropecuarios de la zona, según ellos “para aumentar la frontera agrícola”, y en contra parte la teoría que mayor solidez tiene, que es a consecuencia de la deforestación de los bosques y una quema no controlada de parte de aquellos colonos traídos desde las tierras altas por el gobierno, para sentar presencia electoral y colonizar territorios de vocación forestal con emigrantes del occidente con fines oscuros y de posicionamiento en el departamento de Santa Cruz, siendo esta acción una gran afrenta al pueblo cruceño.

Mientras tanto, los efectos de este desastre que tiene que soportar la naturaleza y nuestras reservas de oxígeno del bosque seco chiquitano, no tiene aún un responsable reconocido del hecho, materialmente hablando, pero si tenemos a los culpables intelectuales que generaron tanta calamidad que son los del gobierno nacional. ¿Afirmación? ¡Si!!.

Siga las noticias de eju.tv por //t.me/ejutv - Telegram

¿El porqué de esta afirmación? El gobierno nacional desde hace unos dos años atrás ha detectado que existe una relación directa entre las oscilaciones del precio internacional del petróleo y de nuestras exportaciones y a consecuencia de esto su incidencia con la tasa de crecimiento del PIB de nuestro país, y es por ello que en su afán desesperado de que la crisis que se viene no sea la tumba de Evo Morales, políticamente hablando, han decidido diversificar y agregar valor a nuestras producciones primarias, a través de lo que llaman la industrialización, y ampliar la frontera agrícola sin importarle los efectos negativos que esta acción pueda tener en nuestro medio ambiente, más aun cuando se la mezcla con intereses políticos.

Mientras el incendio continua, que ya lleva casi un mes, la pérdida de más de dos millones de hectáreas aproximadamente tiene otros efectos negativos para nuestra economía y para la lucha contra el cambio climático que varios países entre ellos el nuestro, firmaron en Paris.

En términos medio ambientales se tiene calculado que la cantidad de bosque quemado emitió hasta la fecha más de 500 millones de toneladas de dióxido de carbono equivalente (tCO2-e), triplicando la tasa de emisión anual de gases de efecto invernadero que genera Bolivia en un solo año de actividades económicas. Para que tengan una comparación, casi 100 millones de vehículos generan esta contaminación ambiental.

El país perdió también la oportunidad de poder vender en el mercado internacional carbono producido por este bosque, que es lo que favorece la producción de oxígeno en estas áreas de conservación que actúan como sumideros de Carbono que fijan este elemento de manera natural, a todos aquellos países industrializados que miden su huella de carbono y buscan neutralizarlas.

Se calculaba un ingreso por venta de carbono por año de 51 millones de dólares por toda la extensión devastada por el fuego, pero como la recuperación del bosque tendrá una duración aproximada de más de 100 años, el perjuicio para BOLIVIA alcanzaría los 5,100 millones de dólares aproximadamente.

Como verán, no es únicamente el desastre forestal, ambiental y económico que atraviesa nuestro departamento, es también la falta de un liderazgo firme, visionario, audaz y valiente que en los últimos 13 años estuvo perdido en una oposición regional servil al gobierno y servil a los intereses personales de cada uno de los representantes legislativos y del poder ejecutivo de una gobernación entregada a EVO MORALES.

Te pido que nos apoyes, no tenemos ningún tipo de acercamiento con el gobierno central, no le debemos nada a nadie, actuamos de manera ética, honesta y con capacidad para presentarles un plan de gobierno diferente y opuesto al del gobierno.

Seremos verdaderos opositores y no te defraudaremos y en este tema específico plantearemos elaborar un plan de acción entre los sectores públicos, privado y académico para aplicar los ajustes necesarios y reconducir el modelo económico actual en temas tan importantes como:

Tierras, frontera agrícola, Plan de uso de suelo, incentivo a la producción, investigación y transferencia tecnológica para aumentar la productividad, fortalecer al productor privado, darles seguridad jurídica, no permitir los avasallamientos a las propiedades privadas ni a los parques de reserva forestal o estratégicos de la nación, cambiar nuestra matriz productiva a un 80 % de productos renovables y un 20 % extractivos, generar el concepto de riqueza forestal en los productores privados convirtiéndolos en propietarios de bosques secundarios para introducirlos en el mercado internacional de la venta de carbono, incentivos tributarios y baja de impuestos para bienes de capital.

Y lo más importante, enjuiciar a los responsables de tanto desastre ocasionado a nuestro país hasta lograr su encarcelamiento y decomiso de todos sus bienes mal habidos.

La riqueza se la construye trabajando y conservando valores y principios, no lavando dinero, no entregándose a la corrupción, no produciendo y vendiendo drogas y peor aun sirviéndose del ESTADO.

Fuente: Facebook Alberto De Oliva Maya