Ingenio Guabirá revela 88 casos de contagio Covid-19 y el deceso de dos operarios

La industria, ubicada en Montero, Santa Cruz, informó que está cubriendo el tratamiento de todos los infectados e incluso habilitó dos áreas de aislamiento donde se atienden a 21 personas

 

El personal infectado está en aislamiento y con tratamiento médico/Foto: EL DEBER

El personal infectado está en aislamiento y con tratamiento médico/Foto: EL DEBER

Ernesto Estremadoiro Flores / Santa Cruz

Siga las noticias de eju.tv por //t.me/ejutv - Telegram

 

El presidente del Ingenio Azucarero Guabirá (IAG), Mariano Aguilera, confirmó el contagio de 88 trabajadores y dos decesos por coronavirus en la factoría montereña. El dato fue compartido el jueves en el Concejo Municipal de Montero después que una concejala pidiera un informe a la empresa luego de varias denuncias en redes sociales. Se supo que una persona del plantel gerencial es asistida en cuidados intensivos en una clínica de Santa Cruz.

El titular de la compañía compareció ante el pleno del órgano deliberante montereño, junto a directivos y colabores que gestionan el plan de contingencia fabril. En la sesión hubo tensión y se observaron los mecanismos de bioseguridad de la fábrica.

 

En su descargo, Aguilera señaló que un total de 30 personas se contagiaron de forma externa y no dentro del ingenio. Aseguró que la industria cubre el tratamiento de todos los infectados.

De los 88 contagiados, dos fallecieron y tres personas se han recuperado. Aguilera informó también que un alto ejecutivo de la compañía se encuentra internado en la unidad de terapia intensiva de una clínica de la capital cruceña.

De ese total, alrededor de un 32% son trabajadores que están afectados por contactos externos a su fuente laboral.

El gerente general de Guabirá, Bernardo Cuéllar, señaló que incluso la compañía realizó una inversión de más de $us 150.000 en equipamiento de bioseguridad. «Solo en barbijos hemos gastado más $us 60.000, y es un presupuesto que no teníamos. No son barbijos de un boliviano», señaló el ejecutivo.

En su informe dijo que la empresa adquirió más de 100 pruebas por Covid-19 por un valor de Bs 1.200 cada una. En esa línea, reveló que incluso han contratado médicos y adquirieron medicinas.

Guabirá habilitó dos espacios donde aisló a 21 casos positivos. Un primer espacio se instaló a trabajadores que presentan sintomatología grave y reciben los cuidados médicos establecidos por el Ministerio de Salud.

 

En el otro lugar, están pacientes con síntomas más leves, que también reciben la asistencia sanitaria. “Se les está haciendo el seguimiento y se le está dando medicinas y comida”, argumentó Cuéllar.

Decesos y contagios

Sobre los decesos, desde Guabirá indicaron que los dos tenían enfermedades de base y habrían contraído el virus fuera de las instalaciones. Uno de los fallecidos fue derivado, en los primeros días de mayo, a la caja Cordes con un cuadro febril, después fue enviado a una clínica en la capital donde murió. El otro falleció los primeros días abril.

Desde la industria explicaron que se registraron dos contagios masivos. El primero, cuando un grupo de 23 trabajadores fue enviado a un centro médico para una inspección de rutina, de los que 18 volvieron infectados por un personal de ese centro.

El otro caso se dio cuando una persona infectada, fuera de las instalaciones del ingenio, contagió sin saberlo a 12 trabajadores que realizan trabajos de pre zafra. “Fueron casos muy críticos, pero de acuerdo al protocolo los pusimos en aislamiento”, dijo Cuéllar.

Medidas de bioseguridad

La empresa activó un plan de bioseguridad que se divide en tres fases. La primera se trata del monitoreo y control del personal que ingresa al ingenio. Este equipo verifica la temperatura corporal de los trabajadores. En esta etapa los operarios ingresan a cámaras de desinfección.

La segunda fase corresponde a las medidas de salud, en donde se toman test rápidos y pruebas PCR, se realiza un control médico y profesionales médicos determinarán si el trabajador está en condiciones de trabajar.

La última fase corresponde a la parte de asistencia en donde el ingenio se ocupa de costear los gastos médicos y de alimentación del trabajador infectado y de su familia.

“Esto lo implementamos porque el sistema de salud fue saturado. Hemos detectado al momento y estamos tratando a los enfermos”, señaló Cuéllar.

El ejecutivo dijo que el control será más estricto cuando comience la zafra en junio. Más de 1.200 personas ingresaran a trabajar a la factoría.

«Nadie se imaginaba lo que iba a pasar«, señaló.

Guabirá es un complejo industrial y uno de los principales actores del sector cañero. Además, la factoría cuenta con inversiones en el sector pecuario y energía. 

Genera cerca del 30% de la economía de la provincia Obispo Santistevan. En el área de influencia de Guabirá, dentro de la provincia, más de 2.000 cañeros, 2.500 zafreros, 1.000 transportistas y más 3.500 familias viven de la actividad cañera.

Informe oficial

Fuente: El Deber