Navajas «supervisó» la redacción del contrato de compra de los respiradores

La noche del 8 de mayo, el exministro se presentó en la Aisem. Un asesor renunció al no querer elaborar el documento, pues no cumplía los requisitos.

 



La imputación elaborada por la comisión de fiscales que sigue el caso de la compra con supuesto sobreprecio de 170 respiradores revela que la adjudicación del contrato a IME Consulting Global Services SRL se gestó la noche del viernes 8 de mayo, bajo la supervisión del exministro de Salud, Marcelo Navajas.

“‘El viernes 8 de mayo de 2020 a horas cinco (de la tarde), Giovanni Pacheco Fiorilo, director general ejecutivo de Aisem, instruye que nadie del programa BID4612 puede irse a su casa. A las 19:00 aproximadamente la profesional en equipamiento médico Ana Espinoza (la única persona que generalmente coordina temas de los procesos con el director Pacheco) ordenó hacer el proceso de compra de los ventiladores no dando ningún detalle adicional. De las consultas y cuestionantes efectuadas nos indica que el ministro de Salud, Navajas, habría instruido al director Pacheco realizar la compra inmediatamente. Posteriormente el doctor Pacheco nos llama a una reunión a las únicas cuatro personas que conformamos el programa BID4612 en la Aisem (a mi persona, a la licenciada Ana Espinoza, también la licenciada Janneth Zenteno —planificadora del BID— y Rosmery Ajpi —profesional financiera del BID). Ahí vimos que se encontraba el señor Fernando Valenzuela, director jurídico del Ministerio de Salud, a quien nadie me presentó porque según rumores nos dijeron que era asesor del Ministro, por lo tanto lo conocí de vista ese momento”, se lee en la declaración informativa en calidad de testigo de la auditora del BID Gabriela Pérez, texto que figura en la fundamentación de la imputación de los fiscales, documento al que accedió Página Siete.

La declaración de Pérez es el preámbulo de una serie de hechos que no son precisados por fecha en la imputación, pero que suceden hasta días después de la compra. En el segundo punto de esos indicios, se da cuenta que ese 8 de mayo, Espinoza afirmó que Pacheco instruyó que se proceda al procedo de adquisición de 220 equipos de la empresa IME Consulting SRL, proveedor de los respiradores marca Respira.

Espinoza armó la carpeta de adquisición de los respiradores, pero observó que la proveedora no cumplía con los requisitos de la OMS. Este hecho es el primero sobre las irregularidades con las que se procedió en la compra de los respiradores.

Con relación a Valenzuela, es identificado como el enlace del Ministro de Salud con Aisem, bajo instrucción de Navajas. Espinoza afirmó que el mismo 8 de mayo, casi a la medianoche, Navajas se presentó en oficinas de la Aisem para «hacer seguimiento al proceso de contratación”, hecho que fue admitido por Navajas en su declaración.

“Es importante mencionar que el director de la Aisem (Pacheco) es quien instruyó (al abogado) Dámaso V., del área legal, realizar el contrato en borrador sin tener la documentación legal de la empresa IME Consulting, sin embargo, la misma no contaba con los documentos legales, por lo tanto, el doctor Dámaso presentó su renuncia esa misma noche”, se detalla en parte de la declaración de Espinoza.

Hasta ese momento, según la imputación, Valenzuela y Pacheco conocían de una oferta de menor precio presentada por la firma Cosin, que ofrecía el mismo equipo a 13.500 dólares, pero Valenzuela la rechazó. “Indica que dicha empresa no cuenta con la autorización de distribución de la marca Respira por parte del fabricante (de los respiradores) GPA Innova, asimismo, indica que el Ministro de Salud habría tomado contacto con la empresa IME Consulting SRL para asegurar la adquisición de los equipos”, revela el testimonio de la auditora.

“Noveno.- Correo electrónico enviado por Ana Fernanda Espinoza Morejón para Giovanni Pacheco Fiorilo y Moisés Callejas Apaza por el cual se hace conocer que de la revisión de la oferta de la empresa IME Consulting SRL, marca Respira, de procedencia española. Este equipo no cumplía con lo solicitado puesto que es una unidad muy básica de poca durabilidad y nueva en el mercado, y no cuenta con todas la certificaciones de calidad”, señala la imputación que revela que, pese a todas esas irregularidades, Aisem firmó el contrato con la proveedora española.

El Gobierno boliviano pagó por cada respirador básico con accesorios 28.080 dólares, cuando el costo por unidad comprada en la fábrica es de 7.194 dólares, dato que no se encuentra en la imputación, aunque refiere que el hecho que se investiga es la “compra con sobreprecio”.

Por esta causa, el primero en ser detenido, el miércoles, fue el exdirector de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Salud, Fernando Valenzuela. Más tarde, la Policía también arrestó al director general ejecutivo de la Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico (Aisem), Giovanni Pacheco y, por último, se aprehendió a las consultoras de esa institución a cargo del financiamiento proveniente del BID, la auditora Pérez y la ingeniera bioquímica Ana Espinoza.

Todos fueron imputados por uso indebido de influencias, malversación, conducta antieconómica, contratos lesivos al Estado, delitos contra la salud pública e incumplimiento de deberes. Además, en el mismo proceso está el exministro de Salud, Navajas.

Fuente: paginasiete.bo