Estudio explica cómo los pulmones adaptados a la altura pueden ser decisivos frente al Covid-19

PANDEMIA

Los pulmones adaptados a la altura pueden estar protegidos de COVID-19, en la foto la cordillera de los Andes a más de 6.000 msnm

Los niveles reducidos de la enzima ACE2, un receptor del virus SARS-CoV-2 en los pulmones de las personas adaptadas exitosamente a la altura, pueden ser decisivos al momento de definir el ingreso del coronavirus al organismo y proteger de la enfermedad por Covid-19, según un estudio realizado por expertos internacionales y miembros del Instituto Pulmonar y Patología en la Altura (IPPA).

¿La patogénesis del virus SARS-CoV-2, disminuye a gran altitud?, es el estudio que plantea la existencia de factores ambientales y fisiológicos que pueden relacionarse con la disminución de la prevalencia de la infección por coronavirus, en poblaciones que habitan a más de 3.000 msnm.

Siga las noticias de eju.tv por //t.me/ejutv - Telegram

Gustavo Zubieta, Director del IPPA y coautor de la investigación dijo que “cuando el virus ataca al organismo en la altura existen menos puertas de ingreso por la disminución de la enzima ACE2, que funciona como receptor del virus SARS-CoV-2”.

Al existir menos entradas, el virus no puede impactarse en el organismo y adherirse a las células para inyectar su ARN (ácido ribonucleico) y reproducirse en los pulmones, agregó.

Las enzimas son moléculas de naturaleza proteica cuya función es regular las reacciones químicas que se producen en el organismo.

En relación de la adaptación de los pulmones a la altitud, Zubieta considera que, “nos hemos adecuado perfectamente a la altura y vivimos en normoxia o con un nivel normal de oxígeno, nuestro organismo se ha adaptado con el aumento de glóbulos rojos”.

El artículo formula también que factores ambientales pueden influir en la virulencia del coronavirus, a determinada altitud la radiación ultravioleta es capaz de producir alteraciones en los enlaces moleculares del ADN (ácido desoxirribonucleico) y el ARN del organismo, por lo tanto esta radiación puede actuar como un “desinfectante natural”. 

“La radiación ultravioleta es una ventaja frente a la enfermedad por Covid-19”, aseguró Zubieta.

Si bien  los datos del estudio sugieren que la patogenicidad (capacidad para producir enfermedad) de SARS-CoV-2 está fuertemente disminuida a grandes altitudes, “todavía no hay evidencia de mecanismos fisiológicos subyacentes que puedan afectar la gravedad de la infección”. 

En la investigación participaron expertos del Instituto Pulmonar y Patología en la Altura de Bolivia y de las universidades de Laval, Canadá, de Zúrich, Suiza y de Melbourne Victoria, Australia. (CienciaBolivia)
 

Fuente: erbol.com.bo