Vientos de cambio en Fabol

El exgolero tarijeño Carlos Laime, alentado por un numeroso grupo de jugadores nacionales en actividad, propiciará la pronta realización de un Congreso Nacional abierto del Sindicato de Futbolistas Profesionales de Bolivia (Fabol), con la finalidad de un urgente cambio en la cúpula dirigencial a la cabeza de Milton Melgar, pero activada por David Paniagua.

«Nos cansamos por falta de ejecución de tantas promesas, de una rendición transparente de la economía que se administra y porque muchos de los colegas activos están en un estado de indefensión», confirmó el exportero nacional que en actividad tuvo su mejor paso por San José de Oruro.



Aseguró que en las últimas semanas se realizaron sesiones virtuales para «abundar» en planes y programas que presentará con un grupo de futbolistas activos y otro grueso de exjugadores golpeados duramente en este tiempo de pandemia.

«Tengo una serie de informes, de documentos y también de denuncias que no las voy a ventilar hoy en público, primero buscaremos la realización de esa gran reunión nacional», dijo. Añadió que «no soy una monedita de oro» debido a que ya tuvo roce con exjugadores que le insinuaron no atreverse a propiciar esta «revolución».

«Considero que es hora del cambio. Yo tengo un gran respeto y admiración a Milton Melgar, brillante jugador y persona que llegó a jugar en dos grandes clubes de la Argentina, pero parece que el poder lo tendría (David) Paniagua», comentó al asegurar que en estos últimos días recibió más muestras de apoyo para emprender el cambio en la agremiación «que metió la pata cuando alienta a los futbolistas a no ir al llamado de la Selección nacional».

El portero tarijeño sostuvo que en alguna ocasión tuvo discrepancias con Paniagua que le encaró ser el capacitado para ocupar el cargo, a lo que le habría respondido, que también él es abogado, docente y con posteriores estudios universitarios.

«Por esta pandemia que nos sacudió a todos, hay jugadores no solo de la División Profesional, sino de otras categorías que están pasando por difíciles momentos de salud y económicos. Es aquí cuando Fabol debería manifestarse, pero no lo hizo», expresó Laime a tiempo de insistir que no se opone a priorizar la atención en los futbolistas profesionales, pero insistió que «la familia es grande y que debe unirse».

En el grupo que propiciará este cambio enmarcado en las normas, aseguró que entre los exfutbolistas hay gente de diversas profesiones que se sumarán al movimiento. «No, no quiero el cambio por el cambio. Desde hace tiempo hemos elaborado con muchos colegas una serie de planes y proyectos destinados a beneficiar a los jugadores activos y pasivos, y que urge ponerlo en marcha. Esta pandemia mostró que estamos desprotegidos», aseguró el tarijeño.

Insistió una y otra vez, que Melgar tenía una serie de planes y proyectos y que su imagen permitió a Fabol ganar respeto a nivel internacional, pero que después esto se distorsionó debido a que «la agremiación aparece en manos de Paniagua, de quien tiene muchas dudas en su transparencia».

«Si Paniagua quiere rebatir esto que lo haga. Tengo mucha documentación, además yo lo viví en carne propia estando en actividad. Y tengo mucho contacto con exjugadores y jugadores activos que pasan por esas situaciones a momento de hacer liquidaciones con sus clubes. Lo que ganó un jugador, se lo ganó con esfuerzo, entrega y sacrificio, pues entonces merece recibir todo su dinero», remató el también abogado de profesión.

Laime lamentó la muerte del presidente César Salinas, admitiendo que se trató de un hombre que cambió mucho al balompié nacional y convocó a la dirigencia a un total desarme espiritual para hallar el camino que permita un buen trabajo de los clubes Bolívar y Wilstermann de cara a la Copa Libertadores de América y sobre todo la selección nacional.

«Lo de Fabol fue una metida de pata, creo que todo futbolista sueña y desea llegar a vestir la camiseta de su Selección, de su país. Además, esa es una decisión personal y bueno, muchos jugadores han manifestado que irán a la Selección. Lo de lo económico y la deuda de clubes, merecía otro tratamiento, otro camino», finalizó Laime y subrayó su apoyo a los jugadores que expresaron su decisión de acudir cuando sean convocados para jugar por el país en la próxima eliminatoria mundialista.

Fuente: lostiempos.com