El CIAT defiende el uso de la biotecnología para el desarrollo sostenible

Fuente: CIAT

«La biotecnología es una valiosa herramienta para el desarrollo sostenible de nuestro país, dado el potencial que tiene para mejorar los procesos productivos, contribuir a la seguridad alimentaria, precautelar la salud humana y animal, facilitar la conservación de los recursos fitogenéticos y valorizar la biodiversidad, al permitir profundizar su conocimiento a través de sus herramientas moleculares», expresó el director ejecutivo de Centro de Investigación Agrícola Tropical (CIAT), Luis Ernesto Hurtado Paz.

La institución argumentó que desde hace años se ha impulsado la biotecnología en diferentes ámbitos, pero que las normas que no se ajustan a la realidad postergan esta aspiración de los productores. «En Bolivia, desde hace varios años han surgido iniciativas para incorporar la biotecnología en procesos de investigación, producción y desarrollo: se han instalado laboratorios y se están formando recursos humanos en esta área, tanto en universidades públicas y privadas y centros de investigación, sin embargo, nuestra normativa desactualizada y no funcional nos posterga en este avance imprescindible para el sector productivo del país».



El comunicado del CIAT también señala lo siguiente:

El Centro de Investigación Agrícola Tropical – CIAT, con una trayectoria en investigación, transferencia y servicios, durante 45 años en el Departamento de Santa Cruz y Bolivia, reafirma su compromiso institucional con el sector productivo, mediante el aporte a su desarrollo a través de soluciones tecnológicas que generan impacto en la productividad, el manejo y la conservación de los recursos naturales, para contribuir a mejorar la calidad de vida de los productores hacia una agricultura sostenible y resiliente al cambio climático.

Es fundamental dejar en claro que, los productores en Santa Cruz realizan un manejo sostenible de su sistema productivo con prácticas conservacionistas, como el uso de la tecnología de siembra directa y de rotación de cultivos, que implica la producción de granos como soya en la campaña de verano, y de maíz, sorgo, trigo, girasol y otros en la campaña de invierno, con lo cual se producen aproximadamente 4,5 millones de toneladas anuales de estos granos, lo cual resulta imprescindible para que la población boliviana tenga a su alcance alimentos básicos como lácteos, aceites, y carnes de res, pollo y cerdo, sin embargo, el aporte y desarrollo de la ciencia e investigación debe profundizarse para seguir mejorado el modelo productivo regional y nacional.

Con 45 años de trayectoria y trabajando hombro a hombro con nuestros productores, estamos convencidos que no se debe restringir o imponer un modelo productivo mediante acciones judiciales, populares o sociales; creemos firmemente que luego de estar postergados por muchos años, es el momento de brindar alternativas con tecnología, ciencia e innovación donde exista una coexistencia de modelos productivos como el convencional, agroecológico y el genéticamente modificado desde una perspectiva responsable y viable a las necesidades reales del país, que sea social y técnicamente apropiada en beneficio de nuestra población y sus generaciones futuras.

Como Centro de Investigación, estamos prestos a viabilizar y construir una visión global nacional de la biotecnología según el estado de situación de nuestro país en función de las oportunidades de Desarrollo y los desafíos que a futuro tenemos los bolivianos