Más de 1.800 menores de 15 años se han infectado con Covid-19 en Santa Cruz

La tasa de letalidad en este segmento poblacional es del 0,6%. Hasta el martes, 1.802 niños se habían enfermado de coronavirus en el departamento.

Aida Maria Zuazo Dominguez

Una bebé de 5 meses con una cardiopatía de nacimiento fue la primera víctima fatal de coronavirus entre los niños menores de 15 años en Santa Cruz. El deceso causó conmoción en los habitantes, quienes veían quizás lejana la posibilidad de que un menor de edad sucumbiera ante tan cruenta enfermedad.



Lo cierto es que el Covid-19 también ataca a este segmento poblacional y, aunque las cifras son bajas, las autoridades sanitarias insisten en la importancia de cuidarlos por ser también transmisores del virus.

En Santa Cruz, el 5% del total de contagiados de coronavirus han sido menores de 15 años. Hasta el martes, 1.802 niños se habían enfermado en estos poco más de cinco meses de pandemia.

Del total de casos acumulados en este grupo, 11 (0,6%) han fallecido y, aunque la cifra pueda ser ínfima, la muerte de un hijo, un hermano o un nieto es la más dolorosa que el ser humano debe soportar, por todo lo que implica que una vida se apague a tan temprana edad.

«Si ha habido problemas con niños con enfermedades de base o congénitas. Seguimos insistiendo que es bajo, no es nulo; si bien ellos se están exponiendo, no hay por qué hacerlo. No podemos entrar a las cifras porcentuales en el caso de los niños. Por más que sea el 1% siguen siendo niños y no es que sean diferentes a un adulto mayor, pero es importante«, indicó Marcelo Ríos, director del Servicio Departamental de Salud (Sedes).

Ríos explicó que las patologías respiratorias del Covid-19 en los niños son raras y que en ellos la enfermedad se presenta con problemas dermatológicos, diarréicos y febriles.

«Es muy baja (las secuelas). No podemos hablar del tema sin analizar los datos internacionales y que son los que vamos a utilizar. Por lo general no entran en los estudios, porque la exposición es baja, pero están expuestos con nosotros», indicó.

El Sedes enfatiza en la prevención con los chicos y no es tanto por el riesgo de la enfermedad y las complicaciones que puedan tener en sí, sino porque son vehículos para el contagio de los demás.

«Un niño puede ser portador del virus. Usted los adula, los mima, el niño se acerca al abuelo o abuela, ese es el peligro más que el daño en sí de ellos. Se convierten en un transporte (del virus). Se puede decir que ellos son mucho más asintomáticos», puntualizó Ríos.

Algunas comparaciones

En Chile, de acuerdo al Informe Epidemiológico Nacional publicado el 14 de julio, el 4,9% de los casos de Covid-19 en el vecino país corresponden a menores de 15 años, es decir, 16.650 niños padecieron la enfermedad.

En el caso de Argentina, la medición es distinta. Allí se toma como referencia a los menores de 19 años. Bajo este esquema, en el vecino país, el 12,74% del total de casos hasta el 23 de julio pertenecen a este rango de edad.

El impacto de la cuarentena de los niños en la educación

La pandemia de Covid-19 ha privado de enseñanza a 463 millones de niños que no han podido seguir clases a distancia durante el cierre de sus escuelas, según el último informe del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

«El gran número de niños cuya educación ha quedado completamente interrumpida durante meses es una emergencia educativa mundial», alertó en un comunicado la directora de esa agencia de la ONU, Henrietta Fore.

«Las repercusiones podrían notarse en las economías y las sociedades en las próximas décadas», advirtió.

La ONU considera que casi 1.500 millones de niños se vieron afectados por el cierre de las escuelas o los confinamientos.

Muchos no tienen la posibilidad de seguir las clases a distancia.

El informe se basa en datos recogidos en un centenar de países y en el acceso que tienen sus habitantes a internet, la televisión o la radio.

En África Oriental y Austral, 67 millones de alumnos no pudieron acceder a clases virtuales, y en el oeste y el centro del continente, ese problema afectó a 54 millones de niños.

El número de alumnos en esa situación fue de 80 millones en la región del Pacífico y el este de Asia; de 37 millones en Oriente Medio y el norte de África; de 147 millones en el sur de Asia; de 25 millones en Europa del Este y en el centro de Asia, y de 13 millones de América Latina y el Caribe.

Ahora que varios países preparan la vuelta a la escuela, Unicef «exhorta a los gobiernos a darle prioridad a la reapertura segura de las escuelas en cuanto empiecen a flexibilizar las restricciones» contra la pandemia de Covid-19.