Transparencia Electoral plantea investigar los procesos de empadronamiento en el exterior

Insta a que los partidos políticos y la sociedad civil a implementar una herramienta para monitorear la etapa pre electoral, más aún, con la presencia del expresidente Evo Morales en territorio argentino.

Miguel Angel Melendres Galvis

Para evitar irregularidades y cuestionamientos en las elecciones Generales 2020 del próximo 18 de octubre, Transparencia Electoral Para América Latina propuso al Tribunal Supremo electoral (TSE) investigar los procesos de empadronamiento en el exterior y llevar adelante el voto electrónico.



«Se debe investigar los procesos de empadronamiento en el exterior anteriores y estandarizar los criterios: Como dijimos anteriormente, Argentina presentó una relación atípica en los porcentajes de votación del oficialismo y la oposición, quedándose el primero de manera
abrumadora con la mayoría de los sufragios», observa el informe denominado “Elecciones Generales Bolivia 2019, Informe de Evaluación de Integridad Electoral del Proceso en la República Argentina”, redactado por el director de la entidad, Leandro Querido, en base a 220 reportes de la Misión de Acompañamiento de Transparencia Electoral a las Elecciones Generales de Bolivia en el Exterior.

Explica que de acuerdo a opiniones de varios actores, se habrían dedicado mayores esfuerzos de empadronamiento en algunos países que en otros, con una tendencia a un mayor incremento de votantes en los países que históricamente votaban al oficialismo. Este es el caso de Argentina, que para 2016 tenía empadronados a 116 electores, y para 2019, 161.000. Mientras tanto, en España, con una votación mayoritaria en contra del oficialismo, entre los mismos años pasó de 70.148 electores a 72.606.

Asimismo el documento propone llevar adelante el voto electrónico en el exterior. “No desconocemos que la autoridad electoral cuenta con poco tiempo para implementar el proceso electoral. Sin embargo, puede evaluarse algún tipo de innovación o de incorporación de tecnología en el instrumento de votación en la categoría ‘voto en el exterior’”, propuso el director de la entidad, Leandro Querido.

En ese sentido, plantea para Argentina, evaluar la incorporación de tecnología en el instrumento de votación, sea voto remoto o electrónico.

Amenazas

El estudio identifica dos posibles amenazas que podrían evitarse con este mecanismo tecnológico, cuando se realicen las próximas elecciones.

El primero, se vincula con los problemas de infraestructura en Argentina afectados con la propagación del Covid-19. En ese país, los distritos más afectados son la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y la provincia de Buenos Aires, que coinciden con los distritos donde vota la mayor cantidad de bolivianos en este país.

“Esto podría comprometer la implementación logística del proceso cuya característica principal es el acto presencial de electores y autoridades de mesa, de recinto y de seguridad”, identificó.

El segundo punto, es que el voto electrónico podría disminuir considerablemente el impacto negativo de las redes clientelares tan presentes y documentadas en este informe.

“Si los electores pueden votar desde su celular o desde otro tipo de dispositivo, los condicionamientos denunciados podrían reducirse considerablemente. Además, podría reforzar los incentivos de participación en un contexto sanitario complejo signado por el miedo a contraer el Covid-19”, especifica.

Bolivia cuenta con regulaciones y mecanismos para la emisión del voto de electores que se encuentran en el extranjero desde el año 2009. Desde entonces, se han celebrado tres elecciones presidenciales con voto de esta modalidad (2009, 2014 y 2019).

Irregularidades

En el análisis que hizo Transparencia Electoral en Argentina, donde el 47,20% de los electores bolivianos en el exterior vota, se observaron varias irregularidades el 2019, que son documentadas en el análisis.

Entre algunas, describe la participación a la baja (en un 11%) de los votantes bolivianos, desde la primera votación que se realizó en 2009. También apunta a la ausencia de delegados partidarios en las mesas de votación y la cantidad de votos nulos en las mesas electorales.

Las recomendaciones

El informe plantea recomendaciones al TSE y a las organizaciones políticas y a las de la sociedad civil, para mejorar el comportamiento electoral en el exterior.

Al TSE, también le sugiere capacitar a organizaciones políticas, fortalecer la capacitación a los jurados electorales, facilitar y aclarar el proceso de acreditación de delegados y capacitación al personal electoral.

A las organizaciones políticas y a las de la sociedad civil le sugiere la creación de redes, estableciendo una estructura centralizada a nivel nacional, que al mismo tiempo, esté interconectada; es decir, que los delegados de los distintos distritos no solo estén en contacto con una instancia vertical, sino también de manera horizontal.

Les indica que deben elaborar herramientas para el monitoreo de campaña, con el fin de evitar que los funcionarios de la embajada incurran en realizar campañas electorales con recursos estatales.

“Es fundamental que los partidos y las organizaciones de la sociedad civil diseñen e implementen una herramienta con un criterio metodológico para monitorear la etapa preelectoral, más aún, con la presencia del expresidente Evo Morales en territorio argentino”, advierte.

Además, insta al fortalecimiento logístico para el monitoreo del proceso electoral; la capacitación de delegados para que conozcan el alcance de sus funciones; y la creación de un Centro de Operaciones para la observación electoral.