Nuevo colapso sanitario en Brasil: la falta de camas UCI en el estado de Rondonia obliga a derivar pacientes a otras ciudades

Desde hace unas semanas, Amazonas también enfrenta el pico más duro de la segunda ola, con un importante déficit de oxígeno para tratar a los pacientes más graves de covid-19.
Nuevo colapso sanitario en Brasil: la falta de camas UCI en el estado de Rondonia obliga a derivar pacientes a otras ciudades

 

Fuente: Actualidad RT

El sistema asistencial del estado brasileño de Rondonia ha llegado al colapso, después de que en las últimas semanas sucediera lo mismo en el de Amazonas. En Rondonia la pandemia de coronavirus ha provocado que el 100 % de sus camas UCI se encuentren ocupadas y, de hecho, el pasado fin de semana se contabilizaron 42 pacientes a la espera de poder ser ingresados en este tipo de unidades.



Debido a la gravedad de la situación, las autoridades de Rondonia han hecho un llamamiento para poder trasladar pacientes a estados vecinos, que se ha comenzado a concretar esta semana. Así, el lunes 13 pacientes con covid-19 fueron transportados a hospitales de Curitiba, capital del estado de Paraná.

También a partir de este martes Rio Grande do Sul ha comenzado a recibir pacientes covid de Porto Velho. De ellos, 20 serán enviados al Hospital Universitario de Canoas, en la Región Metropolitana; y otros 30 se dirigirán a Porto Alegre. «La solidaridad no tiene distancias ni fronteras«, apuntó en redes sociales el vicegobernador en funciones de Rio Grande do Sul, Ranolfo Vieira Júnior.

 

Hasta el momento, dos aeronaves de la Fuerza Aérea Brasileña (FAB), con capacidad para 15 pacientes cada una, están a disposición de Rondonia.

Casos locales y procedentes de Amazonas

La demanda de ayuda a otros estados vecinos se ha producido tras el colapso hospitalario, provocado porque los hospitales de la región están atendiendo no solo a la población local, sino también a pacientes provenientes del estado de Amazonas, que hace semanas que enfrenta el pico más duro de la segunda ola, con un importante déficit de oxígeno para tratar a los pacientes más graves de covid-19.

«No podemos dejar de prestar socorro a las personas que estaban sufriendo en Manaos. Nuestras camas están ocupadas por pacientes rondonienses y otros venidos de Amazonas y por eso están todos llenos. Jamás vamos a negar apoyo a nuestra población brasileña, somos hermanos», sostuvo el gobernador de Rondonia, Marcos Rocha, durante una retransmisión en vivo en Facebook.

Colapso en Porto Velho

Uno de los puntos más preocupantes se encuentra en la capital, Porto Velho. Durante el último fin de semana se llegó a un 100 % de la tasa de ocupación de las unidades para el tratamiento del covid-19.

Desde el inicio de la pandemia, el municipio pasó de 23 a 73 camas de intensivos y de cinco a 23 respiradores disponibles. Sin embargo, estos esfuerzos han sido insuficientes para atender a todos los pacientes de esta segunda ola.

El estado de Rondonia, con 1,7 millones de habitantes, está registrando durante las últimas jornadas más de una veintena de fallecimientos y más de 1.000 contagios de coronavirus diarios. Con esas cifras, la región suma casi 120.000 casos positivos desde marzo de 2020 y son ya casi 2.200 las vidas perdidas en ese lapso de tiempo.

Los datos oficiales del día 26 indican que el Estado tiene 19.204 casos de coronavirus activos, 558 pacientes internados en los hospitales del estado y 97.983 pacientes recuperados.

La estela de Manaos

Pero Rondonia no es el primer estado que ha necesitado transferir pacientes por la crisis del coronavirus. Fue Amazonas, con su capital, Manaos, registrando datos mucho peores que los del pico de la primera ola de la pandemia, el primero en solicitar la colaboración de las regiones limítrofes.

La falta de bombonas de oxígeno para tratar a los pacientes más graves y los retrasos en efectuar los traslados de enfermos, son ahora la base de una investigación abierta en el Tribunal Supremo Federal contra el Ministro de Salud de Brasil, Eduardo Pazuello.

Desde el inicio de la pandemia Brasil roza los 9 millones de positivos de coronavirus y supera los 218.000 fallecidos, situándose como el segundo país con más muertes de todo el planeta, tan solo por detrás de EE.UU.