Proponen en Australia crear un buscador de propiedad pública si Google abandona el país

Hace un par de semanas comentamos la situación de Google en Australia, que tiene al gigante de las búsquedas de Internet con un pie fuera del país. El producto estrella de Alphabet amenazó con retirarse del país si se aprueba una ley que obligaría al buscador a pagar por el uso de los artículos que presenta en su servicio de noticias.

Ante esta situación, las autoridades australianas, particularmente el Primer Ministro Scott Morrisson y su gabinete de ministros, han propuesto el uso de Microsoft Bing como una alternativa para sustituir el buscador de Google. Sin embargo, yendo más lejos, el partido de los Verdes Australianos propuso la creación de un buscador de propiedad pública.



Iniciativa de un partido ecologista australiano

La senadora Sarah Hanson-Young declaró a través de un comunicado que «tras las amenazas de Google para retirar sus servicios de Australia, los Verdes han pedido al Gobierno de Morrison que investigue el establecimiento de un motor de búsqueda de propiedad pública«.

A diferencia de la postura del Gobierno de Australia, que promueve el uso de Bing como alternativa, la senadora Hanson-Young propuso que su país no acuda a otro gigante extranjero para llenar el vacío de Google, sentenciando que «seguirán beneficiándose a partir de los datos de los australianos y estarán en deuda con los intereses de los accionistas«.

Fuera de aquel diagnóstico, la propuesta presentada la fundó señalando que «un motor de búsqueda independiente y de propiedad pública sería un importante paso adelante en la restauración de una Internet libre y abierta”, agregando que este debe ser “responsable ante el público y no para los accionistas. Podría establecerse con los estándares globales de privacidad de datos de mejores prácticas, para garantizar que los usuarios sean propietarios de sus propios datos y tengan control sobre qué datos se recopilan sobre ellos y cómo se utilizan«.

La postura del gobierno australiano

La iniciativa de los Verdes Australianos surgió como respuesta a la postura del poder ejecutivo de su país. La propuesta del Primer Ministro Morrisson pasó más allá de una mera recomendación. Ante la prensa local señaló que ha sostenido reuniones con Satya Nadella, CEO de Microsoft, recogiendo una impresión positiva, de una empresa importante que puede ajustarse a las regulaciones locales.

Fuera de esas diferencias de visión, parte del diagnóstico es compartido entre ambas partes. El portavoz de medios y comunicaciones del Gobierno de Australia declaró que “la amenaza de Google de cerrar los servicios de búsqueda si no obtienen las leyes que quieren muestra que el gigante corporativo tiene demasiado poder, no sólo sobre el mercado, sino en toda la comunidad”.

A pesar de aquello, la postura gubernamental se patenta de mejor forma con las declaraciones del Primer Ministro. Como respaldo, el Ministro de Comunicaciones, Seguridad Cibernética y las Artes de su gabinete, Paul Fletcher, respaldó también la propuesta de Bing, señalando que en el caso en que Google se vaya, espera ver la inversión de otros jugadores en el mercado local.

Fuente: Link