Capital corrosivo en Bolivia, conflicto en Colombia y gestión de RRHH con Great Place to Work

https://www.facebook.com/oscar.ortiz.antelo/videos/802924960429996

Fuente: Muro de Oscar Ortiz



En un nuevo episodio del espacio digital “De Frente con Oscar Ortiz”, Henry Oporto comentó el estudio sobre el “El capital corrosivo en Bolivia”, Rafael Nieto analizó el conflicto social en Colombia y Aldana Fernández de Córdoba habló acerca de la gestión de recursos humanos desde la experiencia de Great Place to Work.

“El capital corrosivo aprovecha la debilidad institucional”

En el primer segmento, Oscar Ortiz conversó con Henry Oporto, conocido sociólogo, investigador y ensayista, quien coordinó un trabajo de la Fundación Milenio sobre “El capital corrosivo en Bolivia y los retos de buena gobernanza”.

Oporto señaló que por capital corrosivo se entiende “un tipo de negocios que se basan en malas prácticas empresariales, que resultan dañinos para la institucionalidad del país, la legalidad, el Estado de Derecho y la ética pública”.

“En muchos casos, se trata de capitales asociados a regímenes autoritarios como China, Rusia y Venezuela, sobre todo en la primera etapa de Chávez. Capitales que han fluido por la vía de créditos, muy pocos como inversión directa, y sobre todo como contrataciones que ha realizado el Estado”, señaló.

El sociólogo dijo que Bolivia “es un país particularmente vulnerable para el tipo de negocios del capital corrosivo”, que aprovechan las debilidades del sistema institucional, como el “vaciado del Estado de Derecho y el desvanecimiento de los mecanismos de control y fiscalización en los 14 años de gobierno de Evo Morales”.

Remarcó los casos de “obras ejecutadas derrochando dinero del Estado en proyectos sin resultados, financiadas con créditos de gobiernos extranjeros tramitados de forma dudosa y sin transparencia”.

Oporto indicó que “el caso chino es de particular interés. A diferencia de otros países de la región, donde China ha hecho inversiones importantes, a Bolivia llegaron empresas de muy segundo orden, casi todas vinculadas a contratos con el Estado”, a raíz de préstamos condicionados.

“Son al menos 28 empresas chinas que han recibido 6.000 millones de dólares pagados por el Estado entre el 2009 y el 2018”, subrayó.

El investigador agregó que el libro recomienda la “buena gobernanza” como alternativa, entendida como un fortalecimiento de las capacidades del Estado para diseñar y ejecutar políticas públicas, apostando a una mejora en el clima de negocios para atraer al “capital constructivo, que aporta tecnología y mejora la calidad de los recursos humanos”.

En el balance del segmento, Ortiz opinó que se trata de una “investigación fundamental para avanzar en el país hacia una institucionalidad marco de inversiones y créditos, para obras de inversión pública”. Además, lamentó que “en los últimos años se dejaron las licitaciones por compras directas como regla general. Los recursos públicos se van dilapidando y quedan deudas que pagarán las nuevas generaciones”.

“El eje La Habana-Caracas busca desestabilizar a Iván Duque”

En la segunda parte, Oscar Ortiz dialogó con Rafael Nieto, abogado, columnista y político colombiano, sobre el conflicto social que tiene lugar por estos días en su país.

Nieto dijo que el gobierno de Iván Duque “se equivocó en la oportunidad para presentar el borrador de reforma tributaria, por mucho que estuviera centrado en aspectos sociales como una renta básica para más de 3 millones de familias, o en permitir el ingreso gratuito a la universidad para los estratos más desfavorecidos”.

“Pedirle a micro y medianos empresarios que pagaran más impuestos tras el palazo recibido con la pandemia era equivocado. La izquierda aprovechó esa coyuntura de malestar para convocar a un paro nacional, el gobierno retiró el borrador de reforma y el Ministro de Hacienda renunció. Pero se mantuvieron los paros en distintos puntos del país, con énfasis en el Valle del Cauca y en Cali, con bloqueos, vandalismo y delincuencia organizada”, precisó.

Nieto añadió que la ciudad de Cali está “sitiada, aislada y con desabastecimiento de alimentos, de insumos médicos y de gasolina”.

Sobre las declaraciones del presidente de Ecuador, Lenin Moreno, quien afirmó tener informes de inteligencia que ligan los disturbios con el régimen de Nicolás Maduro, el político y jurista dijo no conocer esa información, pero remarcó: “No tengo duda de la existencia de un eje La Habana-Caracas más grupos insurgentes colombianos, que trabaja para la desestabilización del gobierno del presidente Duque”.

“En varias ocasiones se ha capturado a oficiales de inteligencia venezolanos y se los ha deportado, y se acaba de tomar la misma decisión con el primer secretario de la embajada cubana”, recordó.

Rafael Nieto consideró que hay paralelismos con lo sucedido en Chile en el 2019, con “la misma mecánica de organizaciones de izquierda radical marxista-leninista, que han encontrado una nueva forma de revolución que erosiona la gobernabilidad”.

Añadió que “el diálogo es bienvenido con los sectores que están dentro del marco democrático”, pero que debe actuarse de manera contundente contra los violentos.

Por su parte, Ortiz opinó que es “grave y preocupante” que las protestas den paso a “la violencia, saqueos, agresiones y un atentado contra la estabilidad democrática”. “No es la primera vez que el malestar económico y social es aprovechado por organizaciones políticas relacionadas con el llamado socialismo del siglo XXI, para desestabilizar a gobiernos democráticos”, subrayó.

“Invertir en el clima laboral es un negocio rentable”

En el tercer segmento del espacio digital, Oscar Ortiz habló de recursos humanos con Aldana Fernández de Córdoba, formada en psicología y con maestría en administración de empresas, quien representa en Bolivia a la franquicia internacional de Great Place to Work, referente en clima y cultura organizacional.

“El psicólogo es clave en las organizaciones, porque conoce la conducta humana. Indagamos cómo son las personas y ayudamos al ser humano a descubrirse, apoyando a los líderes en su crecimiento”, dijo Fernández de Córdoba.

La experta señaló que “donde existe un excelente clima laboral hay menos rotación, hay personas comprometidas que quieren brindar lo mejor de sí y que aportan con ideas”, y subrayó que esto también se refleja en una mejora en la calidad de atención al cliente.

Sobre el impacto de la pandemia en el clima organizacional, señaló que ha sido un gran reto “sostener buenos ambientes laborales con el distanciamiento” y que las organizaciones se han transformado para no dejar de realizar las buenas prácticas.

Fernández de Córdoba comentó que Great Place to Work es “la autoridad global más grande en temas de clima y cultura organizacional, con más de 30 años analizando ambientes de trabajo”. “Son más de 10.000 organizaciones en 97 países que se evalúan cada año a través de nuestra herramienta”, detalló.

Señaló que la firma elabora un índice anual de clima laboral y valoró los avances de Bolivia en el campo de los recursos humanos: “Hace 5 años en nuestro ranking nacional teníamos 4 empresas; hoy son 19 las empresas que hemos premiado en marzo de este año. En estas 19 el índice de compromiso del colaborador es de 91, el de clima organizacional ha crecido 2 puntos, a 85, e incluso el de experiencia de innovación, que es el más bajo que tenemos en Bolivia, ha crecido 3 puntos”.

“El empresario está entendiendo que invertir en mejores prácticas es un negocio rentable. Poner a la gente primero es algo que el empresario necesita hacer para que su negocio funcione”, enfatizó.

En el cierre, Ortiz agradeció la perspectiva en gestión de RRHH brindada por Fernández de Córdoba, remarcando que “la gente, el talento y el capital humano es lo más valioso que tiene una nación”, y destacó la necesidad de “invertir en modernizar la gestión empresarial con apoyo de la psicología organizacional”.