Un hombre quiere vender un muro de casi 5 kilómetros entre EE.UU. y México que le costó 30 millones de dólares

Tommy Fisher, que creía que estaba construyendo ‘el Lamborghini de los muros’, terminó invirtiendo veinte veces más de lo estimado en un principio.

Fuente: RT



Tommy Fisher, un empresario estadounidense de 51 años, quiere vender un muro privado de casi 5 kilómetros construido en Río Grande (Texas), en la frontera entre EE.UU. y México, cuyo coste fue de 30 millones de dólares, informa Bloomberg.

Según el medio estadounidense, cuando Donald Trump fue elegido presidente en 2016, Fisher, que es donante del Partido Republicano y colaborador de Fox News, comenzó a pensar en levantar esta infraestructura como un proyecto personal. «Esto sería muy divertido, sería un proyecto que sería recordado como la presa Hoover», confiesa Fisher que pensó entonces.

En 2019, la organización ‘We Build the Wall’ dedicada a la financiación colectiva por parte de ciudadanos para construir un muro fronterizo entre esas dos naciones, pagó a la empresa del empresario, Fisher Industries, 6,9 millones de dólares para construir en Nuevo México una parte del muro de poco menos de un kilómetro.

Unos meses después, Fisher comenzó a construir un segundo tramo después de recibir 1,5 millones de dólares adicionales. Más tarde, ya al margen de la organización, continuó construyendo su muro, cuyo coste final fue de 30 millones de dólares, veinte veces más de lo estimado en un principio.

Un hombre quiere vender un muro de casi 5 kilómetros entre EE.UU. y México que le costó 30 millones de dólares
Vista aérea del río Grande, cerca del muro en la frontera entre EE.UU. y México, el 24 de junio de 2021.Patrick T. Fallon / AFP

Su colaboración con ‘We Build the Wall’ ayudó a Fisher a obtener más de 2.000 millones de dólares en contratos de la Administración Trump, a pesar de que, según The Washington Post, partes del muro estaban mal construidas y presentaban problemas de diseño.

Además de los problemas estructurales, el proyecto de Fisher ha sido repudiado por grupos ambientalistas y vecinos que se oponen al muro, pues sostienen que fue construido demasiado cerca del río Bravo y que podría ser un factor agravante de inundaciones.

El hombre, que creía que estaba construyendo ‘el Lamborghini’ de los muros’ y que alguien lo compraría, espera que, dado que el control fronterizo sigue siendo un problema, el Gobierno federal se haga cargo del mismo.