Ven un efecto negativo en competitividad externa y alza de precio en lo interno

Fuente: El Deber

La disrupción en la cadena de suministro tiene efectos importantes en los tiempos de entrega. Hoy debido a la falta de espacios en los buques y la disponibilidad de contenedores, según el presidente de la Federación de Empresarios Privados de Santa Cruz y gerente de Mersur Agencia Despachante de Aduana, Jean Pierre Antelo, los operadores de comercio exterior no pueden cumplir con los plazos de entrega generando demoras en toda la cadena logística.

Anotó que el rebrote del Covid afecta principalmente a los puertos de Asia, siendo uno de los más afectados el puerto de Yantian en la ciudad de Schenzen que está operando al 30% de su capacidad. A esto, dijo que se suman los problemas en el transporte vía fluvial a través de la hidrovía Paraguay-Paraná de la exportación de soya. El bajo nivel de agua dificulta la navegabilidad y también la falta de mantenimiento y limpieza del canal.



Hoy, a decir de Antelo, el flete marítimo de Asia se ha incrementado casi un 500%. Este efecto, a su criterio, hace que muchos productos de exportación dejen de ser competitivos en mercados internacionales. “Y lo mismo pasa con la importación de materia prima y productos terminados, su incidencia en los precios finales tiende a subir”, precisó Antelo.

De acuerdo con el CEO de Delta Cargo, Luis Fernando Ortiz, la escasez de contenedores afecta a los exportadores del país porque no hay suficientes vagones vacíos disponibles en los depósitos en Bolivia, ni en los puertos del Pacífico que atienden las cargas de Bolivia. “Esto genera demoras en los embarques, incumplimientos en los contratos con compradores en el exterior, e iliquidez y demoras en pagos a proveedores en Bolivia”, puntualizó.

Subraya que el flete marítimo elevado reduce el margen de los exportadores, sobre todo en casos en que los productos sean commodities, en los que no se puede transferir el aumento de los costos al precio de venta.