Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos acoge informe del GIEI y pide investigar los hechos y promover la justicia

La Oficina de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, a través de su presencia en el país, está a disposición para apoyar al Estado Plurinacional de Bolivia en el proceso y reitera su solidaridad con las víctimas y sus familias, finaliza la carta.

 

Fuente: ABI



La portavoz de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), Liz Throssell, informó que la entidad aceptó el informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) en Bolivia y pidió fortalecer esfuerzos para llevar adelante investigaciones independientes, promover la justicia y la reparación integral de las víctimas.

“Acogemos el informe presentado esta semana por el GIEI, que concluye que en el Estado Plurinacional de Bolivia se cometieron graves violaciones a los derechos humanos, incluido el uso sistemático de tortura, ejecuciones sumarias y violencia sexual y de género, durante la crisis postelectoral de 2019”, señala en un comunicado oficial.

Aseveró que las conclusiones del GIEI sostienen que la violencia tuvo sesgos raciales y anti indígenas, y que además las fuerzas de seguridad recurrieron al uso excesivo y desproporcionado de la fuerza y no impidieron adecuadamente los actos de violencia.

“Estas conclusiones están en línea con las del informe publicado por nuestra Oficina en agosto de 2020”, señala la misiva.

También indica que el informe del GIEI debe fortalecer los esfuerzos para llevar adelante investigaciones independientes, promover la justicia y la reparación integral de las víctimas, esclarecer la verdad y prevenir nuevas violaciones de derechos humanos en Bolivia.

“Es vital que la documentación de las violaciones de derechos humanos que aparece en el informe, producto de ocho meses de riguroso trabajo, sea utilizada de forma constructiva e imparcial, para promover el diálogo entre el pueblo boliviano y reducir la polarización y las tensiones políticas persistentes”, se lee en el comunicado.

Las recomendaciones de este informe, detalla, junto con las del ACNUDH, constituyen una hoja de ruta para abordar los desafíos estructurales en Bolivia, incluidos el racismo y la interferencia política en el sistema judicial, y para fortalecer el estado de derecho y la democracia.

“Saludamos el compromiso expresado por el presidente de Bolivia, Luis Arce, de implementar el informe del GIEI e instamos a las autoridades a establecer prontamente un mecanismo que garantice que estas recomendaciones se traduzcan en medidas concretas, tanto a mediano como a largo plazo”, acota el mensaje.

La Oficina de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, a través de su presencia en el país, está a disposición para apoyar al Estado Plurinacional de Bolivia en el proceso y reitera su solidaridad con las víctimas y sus familias, finaliza.

El GIEI fue establecido el 12 de diciembre de 2019 mediante un acuerdo entre el Gobierno de Bolivia y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).