El calvario de Jeanine Añez

 

Un grupo de católicos suecos me planteó la pregunta. Qué está sucediendo en Bolivia que no logramos entender. ¿Es verdad que el Gobierno de Luis Arce, intenta eliminar a la exmandataria a quién mantiene en prisión hace medio año?



Respuesta muy difícil porque lo que está pasando Jeanine está fuera de lo común, resulta inexplicable, inverosímil, sencillamente. Jeanine es víctima de un acto de venganza porque se atrevió a asumir la responsabilidad de dirigir el país cuando los responsables huyeron por avión del Chapare a México.

El devenir histórico hizo que el equipo de “fugitivos reasumiera el poder” y a Jeanine Añez sucedió en la presidencia de Bolivia Luis Arce Catacora quien ha desencadenado una persecución incomprensible contra su antecesora, quién cuando el mismo personaje Luis Arce tuvo necesidad de salir del país para recibir atención médica por el cáncer que le afecta obtuvo “un salvoconducto” que firmó la presidenta, la misma a quién hoy niega un permiso para recibir atención médica de urgencia fuera de la cárcel.

Explicar que dentro de su celda, un tugurio miserable sin otra salida que algunos minutos al día para tomar una ducha, bajo el asedio de otras detenidas que aleccionadas por sus “carceleras” la zarandean, insultan, amenazan las 24 horas al día.

Por qué está presa, ¿de qué le acusan, le culpan de algún delito concreto? Está presa por el delito de haber sustituido a Evo Morales que logró con mentiras el apoyo del Presidente López Obrador quién por razones humanitarias le mandó un avión militar para “salvarle de la muerte”y sin que hasta hoy 180 días después de su violenta detención, sus verdugos le hubiesen probado un delito concreto.

No extrañe por tanto que la Iglesia Católica, las instituciones de Derechos Humanos, las organizaciones como la Unión Europea, la OEA, las NNUU hubiesen reaccionado ante el colosal atropello, y que 3 expresidentes de Bolivia y 23 otros exmandatarios se hubiesen expresado por escrito en contra del trato brutal e inhumano que le está significando un calvario insoportable, al punto de intentar dar fin con su vida.

Las últimas horas se han producido nuevas manifestaciones de repudio al drama que el Gobierno de Arce ha provocado. Un calvario, sucesión de torturas, maltrato, y criminal desatención de su salud sin importar el notorio desagrado de los medios que expresan el repudio generalizado, el inocultable descontento inclusive de sectores y de personas que en su momento fueron críticos del gobierno transitorio

Muchos consideran que tamaña injusticia no puede continuar y que los ciudadanos están buscando la forma de lograr la libertad de la mujer y madre que demostró su valentía al negarse a salir de Bolivia pese a las amenazas que padeció entonces.