Ramiro Vaca, inspiración para que se fundara el club Quebracho de Villa Montes

El mediocampista boliviano y flamante refuerzo del Beerschot de Bélgica se formó en el club que creo su papá (ver fotos) y en que jugó desde los 10 años. Antes de llegar a The Strongest el 2018 jugó la Copa Simón Bolívar a los 15 años con el equipo chaqueño.

Fuente: El Deber

Ramiro Vaca es el jugador del momento en el país tras fichar en el Beerschot de Bélgica, un club europeo que necesita del talento del volante tarijeño para salir de una situación crítica en el campeonato belga.



El sábado pasado hizo su debut. Entró en el minuto 72 en un partido complicado porque el Charleroi terminó ganando por 5-2.

Muy poco se puede decir de este su primer partido, tomando en cuenta los pocos días que lleva en este club, que tampoco lo tendrá para las próximas dos fechas porque el mediocampista debe retornar para incorporarse a la selección que trabaja en La Paz para el partido de 2 de septiembre ante Colombia por la fecha 9 de las eliminatorias Mundial Catar 2022.

La historia de la corta carrera deportiva de Ramiro es interesante porque es el resultado de un largo proceso de preparación que estuvo acompañada siempre de su papá, don Ramiro Vaca.

Es que el apoyo del progenitor o de los padres será siempre esencial en la carrera de un deportista, tal como le pasó al argentino Lionel Messi, al brasileño Neymar Jr y al portugués Cristiano Ronaldo, hoy grandes estrellas mundiales.

Ramiro nació en la capital tarijeña un 1 de julio de 1999, pero el abc del fútbol lo aprendió en Villa Montes, donde se crio y ahora radican sus padres.

Su papá, un futbolero apasionado fundó el 2011 el club Quebracho para que su hijo mayor empiece a competir a los 10 años en torneos regionales y en las divisiones menores de la Asociación Tarijeña de Fútbol.

Decisión acertada porque a partir de ese momento este representativo chaqueño fue subiendo peldaños importantes en el fútbol tarijeño hasta que en el 2017 fue su representante en la Copa Simón Bolívar y en sus filas empezaba a destacar un joven volante ‘atrevido e irreverente en el juego’ de apenas 15 años.

No conseguirán el objetivo deseado, pero sirvió para que el crack tenga roce con jugadores experimentados y esté listo para la alta competencia.

Así se fue curtiendo Ramiro Vaca Ponce, que ese mismo 2017 jugó la Copa Libertadores sub-20 con el equipo juvenil de Quebracho.

Ya con 18 años, Mauricio Soria lo convocó para que integre la selección nacional que disputó el Sudamericano Sub-20. Mejor vitrina, imposible. El país futbolero conoció más a este joven futbolista, que el 2018 fichó en The Strongest, club en el que se ganó la titularidad a puro talento.

Su capacidad de distribuir balones, de asistir y de marcar goles con la buena pegada que le caracteriza ‘enamoraron’ a César Farías que lo tuvo en filas atigradas cuando dirigió The Strongest y ahora en la selección mayor.

Ramiro Vaca es el futbolista boliviano con mayor proyección internacional en estos momentos. Su juventud y sus cualidades dentro de la cancha hace pensar que puede seguir el camino de otras ex estrellas bolivianas como Erwin ‘Platiní’ Sánchez, que fue figura del Boavista de Portugal, y de Juan Manuel Peña, que hizo historia en el Villarreal de España.