Temor en Potosí ¿A qué se debe la nube de polvo en la cúspide del Cerro Rico?

Una parte del camino que permitía llegar en coche hasta la cima ha desaparecido y en su lugar solo queda un cráter, denunciaron autoridades y cívicos.

 

Fuente: paginasiete.bo



 

La tarde del domingo en la cúspide del Cerro Rico de Potosí una enorme columna de polvo visible desde la ciudad inquietó a los habitantes de esa ciudad, que corre el riesgo de perder el título de Patrimonio de la Humanidad por esa causa.

Entre el domingo y el lunes el alcalde Jhonny Llally, algunos concejales, el presidente del Comité Cívico Potosinista (Comcipo), Juan Carlos Manuel y una comitiva de esta entidad, el presidente de la Sociedad de Ingenieros de Bolivia, Milton Ávila, dirigentes de la Federación Departamental de Cooperativas Mineras (Fedecomin), entre otros, intentaron llegar a cúspide del cerro para constatar lo ocurrido.

Sin embargo, no lograron ese propósito. El camino que permitía el acceso en vehículo desapareció y en su lugar solo queda un enorme cráter.

Llally, entrevistado por Fides Potosí, recordó que cuando estaba como dirigente cívico llegaba a la cúspide en vehículo. Hoy eso ya no es posible porque “una gran parte del camino se ha deslizado hacia un hueco, eso no nos ha permitido llegar”.

Hoy, el gerente regional de la Comibol salió al paso y aseguró que no hubo un nuevo hundimiento, pero si la ampliación del hundimiento número tres, que está cerca de la cúspide.

Este tenía un diámetro de entre 20 y 30 metros aproximadamente, y con el evento del domingo aumentó a entre 40 y 50 metros, dijo el gerente regional de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol), Edgar Quintanilla, al diario El Potosí.

Hasta el momento, la Comibol tiene registrados 12 hundimientos en la montaña de plata.

El 17 de junio de 2014, la Unesco incluyó a Potosí en la lista de Patrimonio Mundial en Peligro. En su decisión, aludió al potencial deterioro del cerro por las operaciones mineras y al riesgo de colapso del Cerro Rico y tuvo en cuenta también las deficiencias en la conservación y la falta de aplicación de las leyes, que afectan tanto a los recursos naturales como a la población.

 

“La preocupación es para todos los bolivianos, no solo para Potosí, porque el Cerro Rico está inscrito como patrimonio cultural y además es un símbolo nacional, ya que se encuentra en el escudo de armas. Por ello, estamos pidiendo a las autoridades nacionales la preservación”, agregó.

El septiembre llega una misión de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) para evaluar si se cumplieron sus recomendaciones sobre la preservación del coloso de plata.

“No quisiéramos que nos encontraran en momentos como el actual, porque podemos perder el título de patrimonio”, dijo el alcalde.

 “Intentamos hacer alguna vista desde un campanario, porque no se puede subir hasta la cúspide sin la autorización de la Comibol e inmediatamente hemos hecho conocer a ese despacho la preocupación que tenemos al respecto”, informó por su parte el secretario municipal de Cultura y Turismo, Daniel Oropeza.

Hasta antes del domingo reciente, la Corporación había cuantificado 12 hundimientos en la estructura del Cerro Rico de Potosí, y desde entonces, según el alcalde potosino, se ha producido un gran deterioro en la estructura de este monumento.

Esta percepción fue corroborada por el presidente de la Sociedad de Ingenieros de Bolivia filial Potosí, Milton Ávila, quien esta mañana cuestionó que hasta ayer la estatal minera haya preferido guardar silencio, pese a la conmoción que causó en Potosí la vista de la enorme polvareda.

“Era cuestión de tiempo, porque no se tomaron las acciones correctivas en su momento. El asentamiento es de gran magnitud, debe ser el doble o triple de lo que se tenía en las anteriores inspecciones y, lamentablemente los actores principales no dan la cara, no dan la información, estamos hablando de COMIBOL y las cooperativas mineras, que son responsables de este hecho”, dijo el profesional a la radio Kollasuyo.

El entrevistado sostuvo que en el curso de las próximas horas o días podrían registrarse nuevos hundimientos, ya que la comisión que inspeccionó el cerro encontró rocas que seguían rodando cuesta abajo.

Manuel, quien se declaró muy preocupado, dijo que el daño es grande. «El hundimiento que se dio en el área 3 es tipo cráter con más de 50 metros y se ha visto que en lugar todavía están rodando piedras y lo una parte donde la Comibol colocó relleno seco para estabilizar la montaña “está totalmente agrietada».

“Estamos próximos a la evaluación de la Unesco, ojalá que Comibol tenga una solución inmediata como se le ha dicho, buscar otras áreas para esa gente (cooperativistas) que está trabajando arriba de la cota 4.400 del cerro, pese a que está prohibido.