La llegada de la Marcha Indígena divide al Concejo

El MAS considera como «show político» el embanderamiento del edificio y el respaldo a los indígenas de parte de los demás partidos.

Fuente: El Deber

La llegada de la XI Marcha Indígena a la capital cruceña se siente de manera diferente al interior del Concejo Municipal. Las diferentes tiendas políticas reaccionan de manera distinta no solo ante la llegada, sino también ante las diversas propuestas para el recibimiento.



Manuel Saavedra, concejal de Demócratas, pidió reconocer como hijos ilustres de la ciudad a los marchistas. «Lamentablemente, el presidente del Concejo, en contubernio con el MAS, suspendió la sesión», por lo cual no se pudo aprobar el homenaje a los marchistas.

A pesar del traspié, el propio Saavedra colocó la bandera del Patujú en los mástiles centrales del Concejo como muestra de respeto a los indígenas que hoy completarán su recorrido.

Un proyecto para reconocer a la flor del Patujú como emblema de la ciudad es el aporte de Comunidad Autonómica (C-A). Sus concejales, junto a Gary Áñez, líder de la agrupación, aguardarán en inmediaciones del Concejo para ofrecer refrigerio y comida a los marchistas.

«Es una marcha simbólica y los ayudaremos como bancada», refiere el concejal José Alberti. Como bancada, sugirieron al presidente interino José Quiroz, que suspendiera la sesión para poder alistar un recibimiento acorde a la marcha.

El orden del día incluía una interpelación al secretario municipal de salud y seis audiencias públicas. Por determinación de las bancadas mayoritarias, se postergó la sesión para otra fecha.

Para el Movimiento Al Socialismo (MAS) el comportamiento de los concejales responde a un «show político de la derecha» ya que «ni UCS ni C-A nunca han querido a los indígenas», señaló José Quiroz.

Como agrupación política han determinado ser neutrales con la llegada de los indígenas a la que reconocen «su derecho de marchar». Pero rechazan el «protagonismo» que buscan los concejales con este tipo de acciones.
«Dejemos que los indígenas hagan su marcha», sentencia Quiroz. Y asegura que como integrante del MAS, llevarán «agua e insumos» a los indígenas.

UCS también se sumó al embanderamiento del edificio y colocó la bandera representativa de los pueblos indígenas de tierras bajas en todos los mástiles que rodean el Concejo. A pesar de que EL DEBER llamó a tres concejales pertenecientes a la agrupación, ninguno respondió la llamada.