William Herrera: “El gran debate para la reforma de la justicia debe darse con la sociedad civil”

En un nuevo episodio del espacio digital “De Frente con Oscar Ortiz”, el Dr. William Herrera habló sobre las recomendaciones del informe de la GIEI para la reforma de la justicia, el debate necesario para afrontar la crisis del sistema judicial boliviano y las observaciones internacionales sobre el abuso de la detención preventiva en el país.

Fuente: Publico.bo



Herrera es doctor en derecho constitucional, profesor universitario y autor de numerosos libros en materia jurídica, así como de propuestas para la reforma de la justicia en Bolivia.

Sobre el informe del GIEI, opinó que “en general parece incompleto, porque no está el contexto de los hechos. Está centrado en los hechos de Senkata y Sacaba, pero eso no es todo. No es malo en el fondo, pero le falta explicar, habla muy de pasada sobre el fraude y la reelección. Hay que leerlo con cuidado porque se puede distorsionar la realidad. Hay un principio de todo que no podemos olvidar, hay que remontarse al 21 de febrero del 2016, al referéndum, porque ahí empieza todo esto. Si uno no mira eso puede tener una visión que no sea la más objetiva. Además, cuando entra el gobierno de Arce ponen como condición que ellos tenían que ver el informe antes que se difundiera”.

Acerca de la reforma de la justicia, consideró que “para que haya un verdadero debate se debería bajar a la sociedad civil, involucrar a las universidades, los colegios de abogados, las federaciones de profesionales. Todavía no veo ese debate. El Ministro de Justicia ha prometido hacer un recorrido a nivel nacional y propone varias cosas, poniendo la independencia del Poder Judicial al final, cuando debería estar en primer lugar. Lo central es la institucionalidad. Pero al gobierno no le conviene un Poder Judicial independiente, fortalecido, imparcial, con un buen presupuesto, con tecnología, capacitación y carrera judicial. El gobierno ha usado y abusado del Poder Judicial. El gran debate sobre la reforma de la justicia es una asignatura pendiente. Se está distrayendo la perdiz hasta que los medios se olviden del tema. No veo una voluntad política de hacer una reforma en serio”.

“El gobierno muchas veces se ha saltado los convenios, si no cómo se explica la detención de Jeanine Añez, que es un ejemplo de lo que no se debería hacer. La reforma es urgente y no sólo porque lo diga un organismo internacional. Es un tema que nos toca a todos, porque están de por medio la seguridad ciudadana, la seguridad jurídica, los derechos humanos y las garantías constitucionales del ciudadano”, remarcó.

En relación al caso de la ex presidente Añez, acotó que “primero se la detiene y condena públicamente, y recién después se está viendo cómo llevarla a un juicio de responsabilidades. Es algo que no se veía ni en la Inquisición”.

Herrera mencionó otros casos de abuso de la detención preventiva, como los de José María Bakovic, el llamado “caso terrorismo” y el de Leopoldo Fernández. “La Constitución habla de 100 derechos, pero una cosa es el papel y otra es la realidad. El que me va a garantizar mis derechos es el juez, no la Constitución como un papel. Menos cuando el Estado se inventa procesos para vulnerar los derechos fundamentales”, agregó.

Sobre la modernización tecnológica del sistema judicial, dijo que “la notificación está como en tiempos de la colonia, es arcaica”, y que “en otras partes hay expedientes electrónicos y procesos virtuales, no sólo audiencias. Aquí en un juzgado se ve un mundo de papeles”.

En las conclusiones, Oscar Ortiz subrayó que la reforma de la justicia debe ser uno de los aspectos centrales del debate público boliviano. “Si no hay justicia independiente no hay una verdadera democracia, los ciudadanos no tenemos garantías para nuestros derechos y libertades, y estamos sujetos a presiones indebidas. Si no hay justicia tampoco hay desarrollo, porque el cumplimiento de los contratos depende de la seguridad jurídica”, enfatizó.