Víctimas relatan que el pastor organizaba rituales fomentando la castidad

La primera denuncia contra este Bernardo Aramayo data del 2012. Las víctimas están aliviadas con la sentencia

Fuente: Unitel

Tras la sentencia contra el pastor que fue encontrado culpable por los delitos de violación, una de sus víctimas contó que el hombre solía organizar rituales en la iglesia que dirigía en los que hacía prometer a niñas entre 12 y 13 años que iban a llegar vírgenes al matrimonio. Se estima que son al menos 20 las víctimas de hombre que pasará sus días en Palmsola.

La sentencia contra Bernabé Aramayo, el pastor que fue encontrado culpables y sentenciado a 17 años de cárcel, solía organizar rituales en los que pedía a sus potenciales víctimas a comprometerse para mantenerse vírgenes hasta el matrimonio.



Las denuncias contra Aramayo no son recientes, las primeras fueron presentadas el 2012 y recién este 2021 fue sentenciado a 17 años de cárcel, algo considerado todo un logro para las víctimas.

Una de las ellas contó que el hombre solía encerrarse con las menores en una habitación en las que cometía los abusos, esto pese a que antes en una ceremonia les había pedido una promesa de castidad y hasta les entregaba un anillo como recuerdo de ese momento.

“Hizo un evento para que todas las niñas hicieran una promesa ante Dios para mantenerse vírgenes hasta el matrimonio (…) todas las que hicieron esa promesa fueron abusadas”, aseguró la mujer.

Cuando Aramayo fue denunciado por primera vez desapareció sin dejar ningún rastro; sin embargo, el proceso en su contra fue avanzando poco a poco. Después de unos años el hombre regresó y como si nada hubiera pasado comenzó a dar misas; sin embargo, después de una denuncia fue aprehendido y enviado a la cárcel.

“A finales del 2018 salió la orden de aprehensión”, reveló la víctima.

En el proceso judicial el  pastor negó en  reiteradas oportunidades los cargos en su contra e incluso llegó a decir que todo era falso; sin embargo, en la etapa final aceptó el delito y pidió  ser sometido a un proceso abreviado en el que fue sentenciado a 17 año s de cárcel.

“Son más de 20 las niñas a las que ha destruido toda su vida de las niñas (…) Hemos tenido que luchar mucho, pero por fin se hizo justicia”, señaló.

Tras la sentencia algunas de las familias afectadas planean mudarse de sus viviendas para dejar enterrado en el olvido el momento que sus niñas fueron abusadas. Además, porque algunos fieles de la iglesia que dirigía el pastor las amenazan de forma constante.