Japón y Grecia instan a sus ciudadanos a abandonar Etiopía

El canciller Yoshimasa Hayashi dijo que Tokio subió el nivel de alerta ante «la grave situación» en el país africano.

Los gobiernos de Japón y Grecia urgieron el martes (30.11.2021) a sus nacionales a «salir de Etiopía a través de vuelos comerciales», debido a la «grave crisis» que vive el país tras el estallido del conflicto armado en ese país.



Japón hizo un llamado, hace unas semanas, a sus ciudadanos residentes en Etiopía para que abandonen el país y subió el nivel de alerta hace unos días por la «grave situación», explicó a los medios de comunicación el ministro de Exteriores, Yoshimasa Hayashi.

El gobierno japonés envió a Etiopía el pasado viernes un equipo formado por personal del ministerio de Exteriores y de Defensa para recopilar información y monitorear la situación sobre el terreno, detalló Hayashi, quien además confirmó que por el momento ningún ciudadano japonés se encuentra en peligro.

Gobierno griego insta a evacuación

También Grecia urgió el lunes a sus nacionales a abandonar Etiopía «lo antes posible con los vuelos comerciales disponibles», a causa de las condiciones de seguridad «inciertas y cada vez más imprevisibles», según destacó el Ministerio de Exteriores en un comunicado.

Varios centenares de griegos viven en Etiopía, principalmente en la capital del país, donde funciona un colegio griego con 120 estudiantes. Grecia decidió evacuar a sus ciudadanos de ese país, después de que la semana pasada hicieran lo mismo EEUU, Francia y Reino Unido.

El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, anunció la semana pasada que iría al frente para dirigir el Ejército etíope en la guerra contra los rebeldes de la región norteña de Tigray.

Las fuerzas del Frente Popular de Liberación de Tigray (FPLT) conquistaron estas últimas semanas la ciudad de Shewa Robit, en la vecina región de Amhara, a unos 220 kilómetros de Adís Abeba, sede de la Unión Africana, entre otros organismos internacionales.

La guerra estalló el 4 de noviembre de 2020, cuando el primer ministro etíope ordenó una ofensiva contra el FPLT, partido que gobernaba entonces la región, en represalia por un ataque a una base militar federal y después de una escalada de tensiones políticas.

La confrontación ha causado la muerte de miles de personas y aproximadamente dos millones han abandonado sus hogares, mientras el conflicto armando ha empeorado una hambruna que ya afecta a más de siete millones de etíopes, según datos de la ONU.

gs (efe, afp)

Fuente dw.com