Los hermanos Ponce logran que juez dicte su salida de la cárcel

Un mujer confesó que le pagaron para inculparlos en el robo en una alcaldía

Carlos Quisbert  /  La Paz



El juez cautelar de Morochata, Omar Blanco Fuentes, dispuso medidas sustitutivas para los hermanos Wilder y Gonzalo Ponce, quienes estuvieron encarcelados desde julio debido a la declaración en falso de una mujer que confesó que los funcionarios de la Alcaldía de Independencia, Cochabamba, le pagaron para inculpar a ambos en el robo de 500 mil bolivianos de esas oficinas.

“Fueron liberados los muchachos”, fue el mensaje enviado a Página Siete por Hernán Ponce, primo de los dos jóvenes detenidos. La audiencia en la que se dictó el fallo se desarrolló el miércoles, en la que el juez dispuso el pago de una fianza de 4.000 bolivianos para cada uno y el arraigo en el país.

Sin embargo, según fuentes judiciales, los hermanos Ponce aún no fueron liberados debido a que aún no se presentó la orden de arraigo. Los familiares de ambos expresaron su agradecimiento a los medios que siguieron el caso y visualizaron las irregularidades cometidos en su contra.

También manifestaron su inconformidad con el fallo judicial debido a que consideran que su liberación se debió dar una vez que se conoció la confesión de la testigo, Fanny Blanco, quien aseguró que varios funcionarios de la Alcaldía de Independencia le pagaron 2.100 bolivianos para inculpar a los dos jóvenes; el pago total debía ser de 25.000 bolivianos.

Según los antecedentes del caso, el 7 de julio, el alcalde de Independencia, Pedro Quiroz (del MAS), denunció a la Policía el robo de más 500 mil bolivianos de la unidad de recaudaciones de ese municipio. El hecho supuestamente se registró en la madrugada, pero se evidenció que  no se forzaron los ingresos.

En ese momento, la población denunció que  era la tercera vez que se registra el robo de dinero de la alcaldía. Según la defensa de los hermanos Ponce, funcionarios involucrados en el robo, en complicidad con los policías del pueblo, pagaron a Blanco para que firme una declaración en la que inculpó a ambos jóvenes.

Pero días después, en medio de las  protestas de los pobladores de Independencia, que aseguraban que los hermanos Ponce eran inocentes y afirmaban que se había cometido un “autorobo” en la Alcaldía, el caso dio un vuelco. Blanco se presentó ante los  policías y se retractó de su primera declaración y reveló los nombres de los funcionarios que le pagaron.

En agosto se aprehendió e imputó al director jurídico, al jefe de personal y al cajero de Independencia relacionados al robo, pero pese a la confesión de Blanco los hermanos continuaban con detención preventiva.

Fuente: paginasiete.bo