Centro de remate El Marucho seguirá operando

El establecimiento recibió el aval estatal para continuar sus operaciones mientras subsana algunas observaciones hechas por el Senasag
Ernesto Estremadoiro Flores

Después de anunciarse su cierre temporal, el centro de remate El Marucho seguirá operando tras subsanar las observaciones realizadas por el Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag). La anterior semana las autoridades estatales decidieron cerrar el local ante el incumpliendo de una auditoría, aunque no dieron detalles de las observaciones.   

Wálter Feeney, gerente comercial del centro de Remate El Marucho, informó que recibieron el aval de las autoridades estatales de seguir operando después de presentar su descargo correspondiente y analizar las observaciones realizadas por el Senasag que, según él, fueron de forma y no de fondo.

Eran cinco observaciones que ya fueron subsanadas. Al momento está todo subsanado. Por ejemplo, era colocar un arco para desinfectar el ganado, además de demostrar de forma documental un protocolo para la desinfección, que nosotros lo tenemos, pero no estaba escrito. Ahora ya lo hicimos”, explicó Feeney.

Agregó que otras de las observaciones realizadas por el Senasag es que el ganado solo debe permanecer en los corrales 48 horas. “Esta situación lo vamos a tener que manejar con tiempo porque el frialero no puede llevarse el ganado de una sola vez”, dijo.

Todo se está subsanando; el ministro (de Desarrollo Rural y Tierras) nos otorgó la facultad de seguir trabajando sin cierre mientras subsanamos estos asuntos, nos dieron siete días desde hoy lunes para hacer los ajustes. Todo lo que nos pidieron, está listo; no se ha cerrado la empresa”, señaló.

Añadió que la empresa fue notificada del cierre la anterior semana, pero sin que se les explique los motivos. Todo quedó aclarado en una reunión que tuvieron con las autoridades el viernes 3 de diciembre.

En este encuentro, la empresa hizo notar que no se justificaba la clausura temporal porque incluso hay una oficina del Senasag de forma permanente en este centro de remate.

No puede ser que incumplamos con algo serio si el Senasag tiene oficinas permanentes en la empresa. Hay funcionarios del Senasag verificando nuestro trabajo todos los días. Entonces, las observaciones que hacen, nosotros las cumplimos. En 14 años nunca recibimos ninguna notificación”, dijo Feeney.

El cierre de los centros de remate era uno de los pedidos que hicieron los carniceros para frenar el incremento del precio de la carne. Según este sector, en estos lugares se sube de forma indiscriminada el precio del alimento.

Para calmar las aguas, el Gobierno se comprometió a regular el funcionamiento de estos lugares y establecer un reglamento.

Feeney dijo que es bueno que se unifiquen las normas para que los centros de remate puedan operar. Incluso sostuvo que el sector trabaja en la reglamentación junto con el Gobierno.

Fuente: eldeber.com.bo