Conozca a Jenny Montaño, la presidenta del club revelación del campeonato

Esta joven dirigente lidera Independiente Petrolero, representativo capitalino que el domingo puede consagrarse campeón en la última fecha del torneo de la División Profesional. Es concejal municipal, doctora farmacéutica de profesión y empresaria en Sucre.
Carlos Jordan Paz

Independiente Petrolero es el equipo revelación de la temporada. Con solo un año en su retorno al fútbol profesional y un presupuesto bajo en relación a los clubes poderosos sus dirigentes han sabido conformar un representativo que puede conseguir el título este domingo a una fecha del final del campeonato.

Esta entidad capitalina es liderada por una dama, Jenny Montaño, quien asumió el reto con notoria responsabilidad  pese a su inexperiencia en una categoría más exigente y diferente a lo que puede darse en un torneo asociacionista.

 

Montaño es doctora farmacéutica de profesión y jugadora del equipo de voleibol del club que lucha por ascender a la máxima categoría de la asociación. Es concejal municipal y empresaria. Administra una farmacia, maneja desde hace 12 años una empresa de catering y una que renta autos en la capital chuquisaqueña. Es casada con Manuel Grass, hermano de Juan Pablo Grass, quien fuera goleador en los noventa del cuadro albirrojo.

Proviene de una familia futbolera, pues su papá, Abelardo Montaño, fue miembro de la comisión técnica de la Asociación de Fútbol de Chuquisaca durante 35 años y su abuelo materno, Miguel Daza, fue trabajador petrolero. Además, su tío, Miguel Daza, fue jugador de Independiente.

 

Contó que desde niña estuvo ligada al fútbol y que desde el 2017 fue quemando etapas en Independiente, ya que empezó en el cargo de tesorera, para después ocupar el puesto de secretaria general (2018) y posteriormente ser elegida presidenta el 2019, año en el que empezó a conformar el equipo que el 2020 fue subcampeón de la Copa Simón Bolívar y que ascendió para jugar en la División Profesional en este 2021.

“No ha sido fácil, pero soy apasionada con lo que hago en mi club. Somos equipo revelación porque se trabajó desde un principio con coordinación”, dice Montaño, quien se dio a conocer en el país a comienzo de temporada cuando el equipo que dirige Marcelo Robledo se negó a jugar en apoyo a determinaciones de Futbolistas Agremiados de Bolivia (Fabol), lo que provocó que haya ingresado a la cancha para exigir a los jugadores que empiecen el partido y como no lo hicieron anunció públicamente muy molesta que rescindía contrato con los dos capitanes, Mijail Avilés y Martín Prost.

“Fue un lamentable episodio. Estuve molesta porque el estadio estaba lleno de público que pagaron sus entradas y con el plantel acordamos un día antes que se jugaba. De todas formas sirvió para marcar la cancha. Soy una persona tranquila, pero cuando me fallan no me puedo contener”, sostuvo.

Sin duda es una mujer de carácter fuerte, aunque dice que el éxito que se ha tenido este año en el club es porque ha sabido distribuir responsabilidades.

Explicó que en el armado del equipo tuvo mucho que ver Marcelo Robledo, el entrenador, al que conoce hace bastante tiempo, y a la comisión técnica.

“Marcelo fue puntal en las contrataciones. Supo elegir bien a los jugadores. De los extranjeros que trajo al único que conocía era a Cristaldo. En principio fue criticado porque contrató a jugadores veteranos, pero gracias a Dios ellos fueron los puntales para jalar a los más jóvenes”, expresó.

 

Montaño admitió que en club no todo es tasa de leche, pero destacó que cuando hay desacuerdos siempre hay espacio y tiempo para llegar a una solución.

 

“Quiero que Marcelo se quede en el equipo. El lunes, después del partido ante Guabirá, hablaremos de su renovación como también del plantel que se conformará para el próximo año”, dijo.

 

¿Y cómo afronta los compromisos económicos del club? Le consultamos. “A principio de año hicimos una inversión familiar muy fuerte. Se gasta mucho en el fútbol y es imposible reponerlo. Lo que ingresa de los derechos de televisión y de las recaudaciones no es suficiente, pero hay que ser consecuente. Nuestro presupuesto mensual de este año fue de 85 mil dólares y hemos sabido cumplir porque al plantel no le debemos salarios. El próximo seguramente aumentará un poco, pero con la clasificación a la Copa Libertadores queremos invertirlo en la compra de un bus y en la construcción de un complejo deportivo”, sostuvo.

 

¿Sueña con el título? “No me quita el sueño que Independiente sea campeón. No me estresa este anhelo porque Dios dispondrá lo que tenga que darse. Mi pensamiento es seguir adelante con el club que amo”, expresó.

 

 

Fuente: eldeber.com.bo