La variante sudafricana Ómicron menos peligrosa que la Delta, según un estudio

Los primeros análisis esbozan un panorama bastante optimista para Sudáfrica, lo que no significa que sea necesariamente igual en otras partes del mundo, mientras otros dos estudios británicos preliminares llegan a las mismas conclusiones.

 

Con Claire Bargelès, corresponsal de RFI en Johannesburgo



Una joven en una calle desierta de Johannesburgo, 8 de febrero de 2021. REUTERS – SUMAYA HISHAM

 


El Instituto Nacional de Enfermedades Transmisibles de Sudáfrica presentó el miércoles 22 de diciembre un estudio, aún no validado por sus homólogos, sobre la gravedad de la variante Ómicron, descubierta por los científicos del país hace aproximadamente un mes. Los primeros análisis esbozan un panorama bastante optimista para Sudáfrica, lo que no significa que sea necesariamente igual en otras partes del mundo, mientras otros dos estudios británicos preliminares llegan a las mismas conclusiones.

 

Todavía es pronto para trazar un panorama definitivo, pero según la experta en salud pública del Instituto, Wassila Jassat, los primeros datos son alentadores: «Aunque el número de casos supera al del pico de la ola Delta, los ingresos hospitalarios son la mitad y el número de muertes ha aumentado mucho menos que en la ola anterior”.

Estos resultados se confirman al comparar los pacientes con la variante Ómicron con otros infectados. «Si se observa el mismo periodo de tiempo, los pacientes de Ómicron tienen un 80% menos de probabilidades de ser hospitalizados, aunque una vez ingresados tienen la misma probabilidad de desarrollar una forma grave. Y si se compara a los pacientes de la onda Ómicron con los de la onda Delta, se observa una reducción del 70% en el riesgo de desarrollar una forma grave”, dice Cheryl Cohen, una de las autoras de este estudio.

Sin embargo, para Cheryl Cohen, estos resultados preliminares sólo se aplican a Sudáfrica y a su población joven, de la que se calcula que entre el 60 y el 70% ya se ha infectado con el virus una vez: «Estos datos no nos permiten determinar si esto se debe a la vacunación, a infecciones anteriores o a una menor virulencia del virus. Pero lo que podemos decir es que la epidemiología en Sudáfrica es tal que Ómicron se comporta de forma menos peligrosa”, sostiene.

Los científicos sudafricanos también estiman que el país ya ha superado el pico de su cuarta ola de infecciones.

El estudio sudafricano parece estar confirmado por otros dos estudios, esta vez de Gran Bretaña, publicados el miércoles. Estos muestran que las infecciones con la variante Ómicron de Covid-19 tienen menos probabilidades de provocar ingresos hospitalarios en comparación con la variante Delta. Los estudios preliminares, uno de Escocia y otro de Inglaterra, fueron acogidos con satisfacción por los expertos, que, sin embargo, se mostraron cautelosos y señalaron que la elevada tasa de transmisión de la variante podría dar lugar a casos más graves.

Fuente:Radio Francia Internacional