Las relaciones homosexuales siguen estando perseguidas en un tercio del planeta

La persecución de las relaciones sexuales consensuales entre personas del mismo sexo es especialmente importante en el continente asiático. © AFP/Philip Fong


Cerca de un tercio de los Estados miembros de Naciones Unidas continúan criminalizando los actos sexuales consensuales entre personas adultas del mismo sexo: lo dice un informe de ILGA, la Asociación Internacional de Lesbianas, gays bisexuales, trans e intersex. Los países donde la persecución es mayor se encuentran en Asia y África.

 



Las relaciones entre homosexuales siguen estando muy perseguidas en buena parte del planeta, según el informe publicado por la asociacion ILGA. Lucas Ramon es su coordinador de investigacion:

Lucas Ramón: En ningún país del mundo se criminaliza el hecho de ser lesbiana gay bisexual, sino que lo que está penado son determinados tipos de actos, que por lo general están tipificados en lo que hace a una relación sexual de carácter anal. Muchas veces están tipificados de manera vaga; como por ejemplo es el caso de los actos contrarios al orden de naturaleza. En otros países también hemos relevado que existen normas que no hablan tampoco de que ser persona trans es un delito. Lo que dicen, básicamente, es que existen determinadas formas de violar la ley, que consisten en tratar de perpetrar un fraude por imitar el sexo opuesto o personificar a otra persona. No habla directamente a lo que es una identidad trans, porque las personas trans no están ni imitando ni cometiendo fraude de ningún tipo, pero con base a esas normas es que las autoridades terminan deteniendo y, sobre todo, condenando a personas trans por el hecho de tener una expresión de género diversa.

Lucas Ramon apunta que África y Asia son las regiones del planeta más peligrosas para los gays, lesbianas y transexuales.

Lucas Ramón: Si vemos que hay algunos países que tienen una política mucho más sistemática, donde los números son mucho más altos, y entre ellos podemos destacar sobre todo a Nigeria y Camerún, que tienen una sistematicidad comprobable, y lo vemos el informe con casos que se repiten en su proceder, en la prueba legada, en la intervención del poder judicial, que es algo que no se ve en todos los países. En muchos países termina siendo sólo una cuestión a nivel de la fuerza de seguridad y suele resolverse con detenciones no supervisadas por el poder judicial o sobornos de manera informal y no documentada. Pero en estos países intervienes al poder judicial en Nigeria, Camerún, Egipto y Senegal. Ahí el poder judicial pone todo el peso de la ley sobre estas personas. Hay documentados casos de condenas a cumplir penas de prisión o incluso flagelaciones. En Asia vemos lo propio en lo que es países del Golfo como puede ser hacer Arabia Saudita. Irán también es otro donde hemos documentado posibles casos de ejecución. En el sudeste asiático, en Malasia e Indonesia tenemos hay un recrudecimiento muy fuerte los últimos años donde la ley se ha hecho aplicar con todo su rigor personas siendo detenidas y enjuiciadas.

Fuente:Radio Francia Internacional