Lluvias y desbordes de ríos causan estragos en varias regiones del país

Los departamentos más afectados son Santa Cruz, La Paz, Cochabamba, Beni y Tarija. ABC ordenó el cierre de algunas rutas camineras a causa de derrumbes.
Esmir Cortez Becerra

Las torrenciales lluvias caídas en los últimos días en Bolivia causaron estragos en varias regiones por las crecidas y desbordes de los ríos. El mal tiempo afectó viviendas, cultivos y rutas camineras, interdepartamentales e interprovinciales.

En Santa Cruz, 15 municipios están en emergencias, mientras que la Gobernación declaró alerta roja departamental para activar ayuda a las poblaciones más afectadas. Este viernes un grupo de bomberos y personal de rescate trabajan en Pailón, ayudando a las personas que se encuentran con sus viviendas inundadas.

En Puerto Paila, 20 familias fueron evacuadas a un albergue temporal, porque sus viviendas quedaron anegadas por las fuertes lluvias, además persiste la amenaza de nuevos desbordes del Río Grande. 

En la ruta a los Valles cruceños también hay dificultades para transitar por los derrumbes que se registran en algunos sectores, especialmente en la zona de Bermejo.

Entre tanto, en Cochabamba la preocupación está en Cliza, que está inundada, según reportes de medios cochabambinos. En este departamento, la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) emitió un comunicado en el que pide precaución para transitar en rutas provinciales.

Muchas familias han tenido que salir de sus viviendas inundadas y buscar sitios más seguros hasta que el agua baje.

“En el tramo Epizana – Comarapa existen deslizamientos intermitentes, caídas de rocas de gran magnitud en los sectores de Sunchal, Buena Vista, El Churo, La Siberia; afectación a la plataforma de la vía en el sector Astillero, próximo a La Siberia”, dice el comunicado.

También señala que existen complicaciones para transitar entre Aiquile y La Palizada, además de la vía que une Puente Sacambaya con Vinto.

En la ruta San Borja – San Ignacio el agua pasó por encima de la carretera

En el departamento de Beni se tiene problemas en las provincias Moxos, Marbán, Ballivián y Yacuma, regiones en las que los ganaderos sufren a causa de los desbordes de los ríos.

La ruta que une a San Borja con San Ignacio y Trinidad quedó con muchas complicaciones a causa del desborde del río Maniqui. El rebalse hizo que el agua cruce de un lado al otro por encima de la plataforma. El inconveniente está a unos siete kilómetros antes de ingresar a la capital borjana.

Las crecidas de los ríos también ponen en aprietos a los tarijeños. El ascenso del caudal del Guadalquivir, Bermejo y Pilcomayo obligó a las autoridades a declarar alerta naranja.

La Unidad de Gestión de Riesgos de la Alcaldía tarijeña prevé posibles desbordes en los poblados de San Mateo, Monte Sur y zonas aledañas por el ascenso del Guadalquivir.

Finalmente, en La Paz el aumento del agua en los ríos Huayllani, Achumani y Huayñajauira obligó a cerrar las vías en la zona sur. El alcalde de la sede de Gobierno, Iván Arias, pidió a la población tomar sus previsiones para evitar daños.

En este departamento, las personas que viajan a poblaciones de los Yungas y a Beni deben tomar sus recaudos, ya que la denominada carretera ‘de la muerte’ es una vía de alto riesgo por lo angosta que es y las curvas cerradas en muchos sectores. Un mínimo descuido puede terminar en tragedia.