Madre de 62 años y su hija con discapacidades diferentes están siendo desalojadas de la casa donde viven como caseras

Pide ayuda de la población para tener un lugar donde vivir.Este hecho ocurrió en el departamento de Santa Cruz.

Con un futuro incierto, Adela de 62 años de edad llegó hasta las puertas de la Red Uno para pedir ayuda de la población. Ella está siendo desalojada de la vivienda donde habita como casera, junto a su única hija quien además sufre de capacidades diferentes y además cría sola, ganándose la vida vendiendo refrescos en la calle.



Adela no cuenta con los recursos ni para llevar a su pequeña a tratamientos que requiere por su situación y asegura que lo poco que gana en la venta de refrescos, apenas le alcanza para los alimentos del día.

Cualquier aporte será de mucha ayuda para esta abnegada madre, que pese a su avanzada edad continúa con fuerzas para sacar adelante a su pequeña. El aporte para colaborarlas puede hacerlo comunicándose al número de celular 68930464.

Fuente: Red Uno