OMS aprueba primera vacuna contra Covid-19 producida en América Latina

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aprobó la primera vacuna contra el nuevo coronavirus producida en América Latina, informó Hispantv.



La OMS anunció que la vacuna de AstraZeneca contra el coronavirus, causante de la COVID-19, ha sido producida conjuntamente por Argentina y México y se ha convertido así en la primera vacuna aprobada en el continente latinoamericano.

Conforme a los informes, esta vacuna, con denominación internacional de ChAdOx1-S ha sido elaborada por la empresa argentina Abxience y la mexicana Laboratorios Liomont. “Celebramos el respaldo internacional a la primera vacuna COVID-19 producida en América Latina”, destacó la OMS en las redes sociales.

Sin embargo, AstraZeneca, de patente británico, no es la primera vacuna latinoamericana, ya que el pasado 9 de julio, Cuba autorizó la vacuna Abdala para su uso de emergencia, la cual, junto a la otra vacuna más avanzada de la isla, Soberana 02, son administradas de forma masiva en la población cubana, bajo un modelo denominado intervención sanitaria, con voluntarios de grupos de riesgo y en territorios de mayor transmisión del virus.

Un comunicado de la OMS indica que la vacuna de AstraZeneca, producida en la región, ya se utiliza en algunos países de América Latina y el Caribe, y la aprobación bajo la lista para uso en emergencia de la OMS facilitará su adquisición y distribución a través del Fondo Rotatorio de la OPS, así como de COVAX, el mecanismo internacional para aumentar el acceso a las vacunas contra la COVID-19 en todo el mundo.

La aprobación se produce cuando la pandemia entra en su tercer año consecutivo y la región ve un aumento constante de casos de COVID-19. En la última semana, las Américas notificaron más de 1,1 millones nuevas infecciones por COVID-19, lo que supone un aumento del 6% de los casos con respecto a la semana anterior.

Sin embargo, la desigualdad en la vacunación sigue dividiendo a la región, con un puñado de países que probablemente no alcanzarán el objetivo de la OMS de vacunar al 40% de su población para finales de año y muchos que apenas superan el umbral del 50% de inmunización completa contra la COVID-19.

Fuente: ABI