Exjefe antidrogas va a la cárcel; antes de caer retiró $us 42.600

 



 

Fuente: El Deber
Ivan Alejandro Paredes

Maximiliano Dávila Pérez, quien fue el último jefe antidroga del expresidente Evo Morales, fue remitido a la cárcel de San Pedro durante seis meses, según la disposición del Juzgado Primero Anticorrupción de La Paz. La audiencia se desarrolló ayer de manera virtual.

Según la declaración que ofreció el coronel Dávila en los formularios PCC-01, documento que permite identificar el origen o destino de los fondos iguales o mayores a $us 10.000, el policía, ahora detenido en La Paz, no supo justificar el destino del dinero.

A las cuentas de su hijo

Una segunda operación supuestamente para la compra de un terreno, pero tampoco presentó respaldo de un contrato de compra y venta. La tercera transacción también fue para un presunto adelanto de un anticrético, pero tampoco hay un documento ni respaldo en Derechos Reales.

La última operación supuestamente fue para la compra de un vehículo, pero tampoco presentó un documento notariado de compra y venta del automotor. Otro aspecto mencionado en la imputación fiscal es que el 4 de diciembre de 2020, Dávila declaró como uniformado policial ser propietario de tres “bienes” con un patrimonio de más de Bs 1 millón.

La Policía y el Ministerio Público secuestraron el fin de semana vehículos, seis celulares, documentos y $us 14.000 en los allanamientos realizados en las casas de Maximiliano Dávila en los departamentos de Santa Cruz y Cochabamba.

El primer allanamiento se realizó en Barrio Lindo, en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, donde no se efectuó el secuestro de ningún tipo de elemento documental. El segundo allanamiento fue en la calle 3 del barrio Chacarilla, donde han sido secuestrados dos computadoras portátiles, seis celulares, un USB, un vehículo marca Suzuki con placa de control 3056 UFH, entre otros bienes.

“El tercer y cuarto allanamiento se realizó en Calle Pasaje Gandarillas en la ciudad de Cochabamba, a dos casas contiguas donde fueron encontrados $us 14.000 en efectivo, un celular y un vehículo marca Suzuki tipo Jimmy con placa de control 5257-CEF, entre otras cosas que ayudarán en la investigación que está llevando a cabo nuestra Policía Boliviana”, informó el ministro Del Castillo.

Desde el 22 de septiembre de 2020, la DEA investiga a la exautoridad policial por narcotráfico y tráfico de armas. Además, se indaga al exjefe policial Alexander Rojas Echeverría, que también fue director de la Felcn en el gobierno de Evo Morales. Este último es hermano de Omar Rojas Echeverría, quien fue detenido en Colombia en marzo de 2021 y que será extraditado a Estados Unidos.

En esta red también se encuentra Jorge Roca Suárez, alias Techo de Paja, quien cumplió una condena en Estados Unidos por el delito de narcotráfico y que regresó a Bolivia. Sin embargo, fue detenido nuevamente en Lima, Perú, donde se encuentra en prisión.

Dávila es juzgado por el delito de legitimación de ganancias ilícitas y no por la Ley 1008, que es la que castiga los delitos de tráfico de sustancias controladas.

“El señor Maximiliano Dávila Pérez estaría involucrado en enriquecimiento ilícito y ciertos vínculos con el narcotráfico”, afirmó el ministro de Del Castillo la noche del domingo cuando presentó como detenido al exjefe antinarcóticos.
La autoridad informó que se pidió más datos a la embajada de Estados Unidos en La Paz sobre la investigación contra Dávila. Todavía se desconoce si el país del norte solicitará la extradición del exjefe policial, ya que ocurre lo mismo con los demás implicados.

La fiscal Lupe Zabala, que encabeza la investigación, informó que de acuerdo al avance de la indagación se decidirá si se amplían los delitos contra el acusado. Esto por los supuestos vínculos con el narcotráfico.

Mientras, el comandante de la Policía, general Jhonny Aguilera, aseguró que no se encontró elementos que involucren al coronel Alberto Aguilar, exdirector de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), quien está casado con la hermana del extraditable Omar Rojas Echeverría. La misma posición asumió con Alexander Rojas, exdirector de la Felcn en Santa Cruz el 2014.

“No se ha encontrado ningún elemento. Comprendo que existe una proposición que es contra del señor Omar Rojas en que se involucra a uno, no a todos. Más allá de las relaciones familiares, amistosas o institucionales, no se tiene por qué criminalizar estas. En el caso de Aguilar y Rojas no se abrió ningún proceso”, sostuvo el general Aguilera.

Dávila, el día de su presentación como detenido, en los 20 segundos que permaneció ante los medios de comunicación, no bajó la mirada y apuntó a Aguilera. Al sacarlo del salón policial, el exjefe antidroga miró nuevamente al general y dijo: “Vamos a ver”.

Al respecto, Aguilera minimizó el hecho y admitió que Dávila fue su amigo. En 2021 lo posicionó como comandante de la Policía en Cochabamba. “Dávila era mi amigo y entiendo la pena y rabia que debe estar sintiendo, comprendo el mal momento que está pasando. Es posible que eso haya acontecido (la amenaza), entiendo eso por el momento”, dijo.