Japón prueba primer tratamiento de lesiones de médula espinal con células iPS

El objetivo es determinar la seguridad del tratamiento y luego ver su potencial impacto en la función neurológica y calidad de vida del paciente. Más de 100.000 personas son afectadas en Japón por lesiones medulares.

default  

Una universidad japonesa anunció el viernes (14.01.2022) que ha trasplantado con éxito las llamadas células madre pluripotentes inducidas (iPS) en un paciente con una lesión medular, en el primer ensayo clínico de este tipo.



Actualmente, no existe ningún tratamiento eficaz para curar la parálisis causada por lesiones graves de la médula espinal, situación que, según estimaciones de los expertos, afecta a más de 100.000 personas solamente en Japón.

Los cirujanos de la Universidad de Keio en Tokio quieren estudiar si las células iPS, formadas por la estimulación de células maduras e inducidas para que vuelvan a su estado juvenil, pueden utilizarse para tratar las lesiones medulares.

La seguridad, lo primordial

El primer paso del ensayo se registró hace un mes, cuando se llevó a cabo la implantación de más de dos millones de células derivadas de iPS en la médula espinal de un paciente que se lesionó entre 14 y 28 días antes de la operación, y del cual no se conoce su identidad.

«Se trata, sin duda, de un gran paso adelante», declaró a la prensa Masaya Nakamura, profesor de la Universidad de Keio que dirige la investigación. Pero aún queda «mucho trabajo por hacer» antes de que el tratamiento pueda ponerse en práctica, y aclaró que el estudio tiene como objetivo confirmar la seguridad del método de trasplante.

El paciente en cuestión será supervisado por un comité independiente durante un máximo de tres meses para decidir si el estudio puede continuar con seguridad y otras personas puedan recibir los trasplantes. Asimismo, el equipo espera ver si los implantes de células madre mejoran la función neurológica y la calidad de vida.

Retrasos por Covid-19 y avances para la Medicina

La universidad recibió la aprobación del gobierno para el ensayo en 2019, pero el reclutamiento se suspendió temporalmente al inicio, debido a la pandemia del Covid-19.

El número de células implantadas se determinó tras experimentos de seguridad en animales, y los investigadores advirtieron que, aunque vigilarán los efectos terapéuticos, el objetivo principal del estudio es estudiar la seguridad de la inyección de las células.

El pionero en las células iPS, el investigador japonés de la Universidad de Kioto, Shinya Yamanaka, fue galardonado en 2012 con el Premio Nobel de Medicina por el método que desarrolló para crear este tipo de células mediante la reprogramación de células maduras.

Su descubrimiento resuelve el problema ético de trabajar con células madre de embriones que, como las iPS, también poseen la capacidad de transformarse en cualquier tipo de célula.

JU (efe, afp)

Fuente: dw.com