El club Bolívar arranca su pretemporada internacional en Bogotá, Colombia. Llegó ayer por la noche a esa ciudad y desde hoy arranca el trabajo con perspectivas a poner a punto a su primer plantel para el torneo local y la Copa Libertadores.



Viajó con todos sus elementos menos Víctor Ábrego que dio positivo a COVID-19 y permanece bajo control médico en La Paz, la delegación partió el martes pasado el mediodía y llegó después de las 20.00 a esa capital debido a una demora del vuelo.

Ábrego será evaluado en los próximos días para ver su evolución y no se descarta que se sume a sus compañeros en Colombia.

“Es el único caso pero está asintomático y muy bien controlado por gente que lo está viendo y en 48 horas más veremos su evolución”, enfatizó Guillermo Aponte, médico de cabecera del equipo.

Refuerzos

Seis de los siete refuerzos que contrató Bolívar para esta gestión viajaron con el primer plantel desde la sede de Gobierno. Carlos Melgar, Bruno Sávio, José Sagredo, Sebastián Reyes, Patricio Rodríguez y Javier Uzeda que antes del periplo fueron presentados en un acto realizado en el estadio de Tembladerani.

Francisco da Costa, el otro refuerzo, fue directo de Brasil hacia Colombia en compañía del entrenador Antonio Carlos Zago y otros miembros del cuerpo técnico.

Las caras nuevas manifestaron satisfacción por llegar a la Academia y jugar la Copa Libertadores con el firme propósito de avanzar a la fase de grupos en el certamen continental.

“Hay mucha ilusión de poder vestir una camiseta grande y más en una Copa Libertadores, esta pretemporada y los partidos amistosos servirán para agarrar ritmo y ponerse físicamente bien”, destacó Melgar.

Uno de los más requeridos por los hinchas en el aeropuerto de El Alto antes de abordar el avión fue el argentino Patricio Rodríguez, quien prometió brindarse al máximo para retribuir el cariño.

“Lo más importante es el presente y esta pretemporada y corto plazo tenemos un partido muy importante y nos jugamos una clasificación en la Copa, estoy muy contento en Bolívar y hay que demostrar el agradecimiento adentro de la cancha”, estableció el volante.

En la comitiva de los académicos está el mediocampista creativo Kevin Salvatierra que sigue en proceso de recuperación de la lesión en el tendón de los isquiotibiales izquierdos, continuará con los trabajos en Colombia y se aguarda que esté restablecido en uno a dos meses.

El gabinete médico alista controles anti COVID-19 contantes en Bogotá, se realizarán pruebas PCR cada cinco o siete días y una más antes del retorno a Bolivia.

La sede deportiva de la Federación Colombiana de Fútbol, El Campincito y el hotel Wyndham serán los centros de entrenamiento y concentración en suelo cafetero durante las dos semanas de preparación y el equipo jugará tres cotejos amistosos ante La Equidad, Independiente Santa Fe, y Millonarios.

A Ananta en marzo

Bolívar se mudará al Centro de Alto Rendimiento que se construye en la zona de Ananta en marzo, así lo confirmó el gerente general Eduardo Valdivia, la conclusión de la obra está prevista para mediados de este año.

Una de las canchas en los predios tiene un avance significativo y en las próximas semanas se procederá al plantado de césped. El otro campo de juego, que también tendrá pasto natural estará terminado entre mayo y junio.

“Terminamos de poner la capa de arena a las canchas, en las próximas semanas ya comenzamos a plantar y esperemos que a finales de febrero tengamos la primera cancha lista para entrenar, la segunda se está trabajando en paralelo, fue muy complicado por las lluvias porque es un componente de arena que no es fácil de conseguir”, explicó el directivo en conferencia de prensa.

“Estamos avanzando en base al cronograma planteado y a mitad de año tendremos nuestra casa completa para estrenar e ir a trabajar pero desde el mes de marzo vamos a practicar en esos predios”, agregó Valdivia.

Los trabajos en Ananta comenzaron en enero del año pasado con el movimiento de tierras, a mitad de gestión se procedió al allanado del piso y a instalar los drenajes para las canchas, en los últimos meses se laburó en el tendido de arena y otras tareas de ingeniería.

Para la cúpula celeste el año 2021 fue muy complicado tanto en lo deportivo e institucional y augura un 2022 más próspero en ambos ámbitos, según Valdivia aprendieron de los errores y los frutos se verán a corto y mediano plazo.

“Fue un año complicado en lo deportivo e institucional pero en temas de infraestructura estamos avanzando a pasos agigantados porque hacer lo que estamos haciendo en un año y medio no es fácil; esperamos que ahora sea distinto. Todas las gestiones podemos cometer errores, la idea es aprender de ellos”, concluyó el gerente.