¿Deberían los gorilas, chimpancés y otros primates no humanos tener derechos fundamentales?

Los primates no humanos son conscientes de sí mismos. ¿Deberían entonces obtener derechos fundamentales? El electorado en Basilea, Suiza, votó en referéndum una iniciativa al respecto.

Un grupo de chimpancés, en el zoológico.  

«Es la primera vez en el mundo que un electorado pudo votar si los primates no humanos deben tener derechos básicos», dijo Tamina Graber, directora de la campaña por los derechos de los primates de Sentience, el grupo que inició el referéndum en Basilea, Suiza.



Graber, dijo a DW, antes de la votación, que esperaban que no solo otros cantones en Suiza, sino también otros países, «consideraran si nosotros, los humanos, somos los únicos que podemos tener derechos».

Según la ley de bienestar animal de Suiza, el objetivo es «proteger la dignidad y el bienestar de los animales». La ley, según Graber, antepone los intereses de los humanos a los de los primates no humanos. Por eso, están haciendo campaña para que los simios, chimpancés, gorilas y orangutanes tengan más derechos básicos.

«Los animales tienen sentimientos»

El Gobierno del Reino Unido presentó un proyecto de ley de bienestar animal en 2021. Aún está en trámite en el Parlamento. Es decir, que «cualquier nueva legislación [tendría] que tener en cuenta el hecho de que los animales pueden experimentar sentimientos como dolor o alegría», escribió el Gobierno en un comunicado de prensa el año pasado.

Las medidas supondrían la paralización de la mayoría de las exportaciones de animales vivos y evitarían que las personas tuvieran primates como mascotas. Sin embargo, no se prohibiría hacer experimentos con animales.

La prohibición de experimentar con animales tendría consecuencias desastrosas, advierte Understanding Animal Research, una organización no gubernamental del Reino Unido, que defiende el uso humano de los animales en la investigación: «eliminaría la única forma de obtener información vital para la ciencia médica, veterinaria y ambiental», afirma Chris Magee, director de política y medios de estaorganización.

Estudios sobre empatía animal

En Alemania, por otra parte, las leyes de bienestar animal del país son buenas, pero  las personas no se ajustan del todo a las leyes, considera Karsten Brensing, biólogo y científico del comportamiento, y ejemplifica con las llamadas prácticas éticas en la cría de animales: «Biológicamente, la cría adecuada no se trata solo de evitar el dolor y el sufrimiento de los animales», asegura, «se trata de garantizar activamente que los animales tengan alegría en sus vidas».

Brensing opina que la iniciativa por los derechos básicos de los primates en Suiza es «completamente razonable, científicamente hablando». Los primates, según el biólogo, muestran habilidades cognitivas, como el pensamiento lógico y la empatía.

Otros animales, como los roedores, también han demostrado cuidarse unos a otros. Por ejemplo, en un experimento, a las ratas se les dio la opción de liberar a otras ratas de una jaula o recibir una golosina de chocolate. Y los resultados parecían sugerir que las ratas preferían ayudar a las demás.

Chimpancé

El electorado en Basilea votó en contra de los derechos fundamentales de los primates no humanos.

Experiencias humanas y animales

Algunos investigadores cuestionan si los animales realmente experimentan empatía o si hay investigadores que transfieren sus propias experiencias humanas y necesidades emocionales a animales no humanos.

Peter Kunzmann, profesor de ética en medicina veterinaria en la Universidad de Medicina y Veterinaria de Hannover, dice que es peligroso atribuir derechos a los animales en función de los atributos humanos. Kunzmann está en contra de iniciativas como la de Sentience en Basilea.

«Soy un gran defensor del principio de la dignidad humana y del concepto de que hay ciertas cosas que los humanos merecen por el hecho de ser humanos», dice Kunzmann. «Y me preocupo mucho, mucho, cuando hay intentos de debilitar esto. Los humanos tienen derechos y dignidad simplemente porque son humanos». Kunzmann, no obstante, defiende la idea de que los animales merecen ser tratados con respeto.

En Basilea, entretanto, el electorado votó este domingo 13 de febrero de 2022 en contra de los derechos fundamentales de los primates no humanos.

(rmr/rml)

Fuente: dw.com