¿La economía boliviana podrá aprovechar la nueva coyuntura bélica internacional?

Debilidades en la política económica del país y un alineamiento diplomático equivocado podrían trabar las oportunidades.

¿La invasión a Ucrania podría fortalecer proyectos europeos para buscar fuentes de energía alternativas a la rusa? ¿Esto puede incluir a América Latina? ¿Cómo impactará la situación internacional en la economía boliviana, teniendo en cuenta el alza en los precios de la soya y los hidrocarburos?



Para buscar respuesta a estas interrogantes, desde eju.tv consultamos la opinión del economista Christian Aramayo Arce, director del Centro de Desarrollo Humano y Empleabilidad de la UAGRM.

“América Latina no es una opción tan atractiva”

“La situación genera incentivos para encontrar nuevas fuentes de energía, aunque este paso no es posible en el corto plazo, ya que una matriz energética no se modifica de la noche a la mañana”, señaló.

Sin embargo, Arce dijo que América Latina “no es una opción tan atractiva, ya que aún no brinda señales claras de estabilidad política y seguridad jurídica que garanticen el cumplimiento de acuerdos y contratos para la provisión de energía. No nos olvidemos que este tipo de mercados tienen procesos y expectativas de largo aliento”.

Preservar valor

El economista también indicó que los inversionistas más prudentes buscarán preservar valor y la alternativa más famosa es el oro.

“Como hay inflación a nivel mundial, la guerra implica más gasto y ello significa aún más presiones inflacionarias en el mundo, lo que una vez terminado el conflicto acelerará la velocidad en que la FED tenía que subir la tasa de interés de Estados Unidos. Así que la situación para captar recursos internacionales para países con baja credibilidad y serios problemas fiscales, como Bolivia y Argentina, se verá agravada”, remarcó.

Oportunidad exportadora frenada por cupos

Arce dijo que una guerra “también implica notables oportunidades para exportadores de materia prima. Una suba en este tipo de bienes significará un incremento en los niveles de exportación del país, particularmente en aquellos que estén relacionados directamente a Ucrania por la guerra y a Rusia por las sanciones”.

Pero añadió que “el gran desafío de la economía boliviana es que el mismo Estado boliviano limita la posibilidad de aprovechar las oportunidades del contexto mundial, a través de los cupos políticos de exportación que son doblemente nocivos, ya que el país requiere una importante cantidad de divisas para mantener la estabilidad en el tipo de cambio”.

“A Bolivia le convendría estar en el bando de la UE y EEUU”

“Por último, una excelente oportunidad para toda economía en un contexto bélico internacional es el posicionamiento para aprovechar de pertenecer a uno u otro bando. ¿Qué le conviene a Bolivia por la estructura de sus vínculos comerciales, las agencias de cooperación internacional y los vínculos diplomático-culturales?”, se preguntó.

El economista opinó que Bolivia “puede aprovechar a estar en el bando que le beneficie económicamente, donde haya una cultura diplomática de respeto y mantenga las relaciones de cooperación. Es claro y evidente que la mejor decisión económica en términos internacionales es estar en el bando de la Unión Europea y los Estados Unidos. Lamentablemente, se tomaron otras decisiones por cuestiones geopolíticas, en consonancia a intereses de Cuba y Venezuela”.

Edición y entrevista: Emilio Martínez

© eju.tv