Cómo los defensores de Kiev han impedido que las fuerzas rusas capturen la capital ucraniana

Más de dos semanas después del comienzo de la invasión, las tropas de Moscú han tenido dificultades para avanzar

Un miembro de las fuerzas ucranianas toma posición en Irpin, Ucrania, el 12 de marzo de 2022 (REUTERS/Gleb Garanich)

Fuente: Infobae

Los cuerpos de los soldados rusos estaban esparcidos entre los restos de los vehículos militares carbonizados y los edificios bombardeados. A seis metros de distancia, detrás de los camiones cisterna, los voluntarios ucranianos vigilaban con los ojos puestos en una hormigonera situada a unos 500 metros. Detrás de ella había tropas rusas en los límites de Bucha, la siguiente ciudad.

Esta línea del frente en Irpin, en la periferia noroeste de Kiev, no se había movido en dos semanas a pesar de la superioridad militar rusa. Eso mismo fue una victoria para el comandante Casper y sus combatientes.



“Los rusos intentaban avanzar”, dijo el bajito y corpulento líder de la unidad, que no dio su nombre completo por razones de seguridad, pero que utiliza un nombre de guerra. “Pero no esperaban que los ucranianos les estuvieran esperando”.

Cuando las fuerzas rusas tomaron el control de un aeropuerto militar en Hostomel, a pocos kilómetros al norte de Irpin, el primer día de la guerra, muchos observadores militares esperaban una rápida toma de Kiev. Pero más de dos semanas después, las tropas rusas han tenido dificultades para avanzar.

Una visita a dos líneas del frente activas -Irpin y cerca de Brovary, al noreste del centro de la capital– permitió conocer las estrategias, tácticas y capacidades de las fuerzas ucranianas que defienden Kiev, así como los aparentes errores tácticos y de cálculo rusos sobre la resistencia de Ucrania.

Autos pasan por cerca de un tanque ruso destruido mientras un convoy de vehículos que evacuan a los civiles sale de Irpin, en las afueras de Kiev, Ucrania, el miércoles 9 de marzo de 2022 (AP Photo/Vadim Ghirda)

El martes, el alcalde de Kiev, Vitali Klitschko, anunció el toque de queda en toda la ciudad hasta las primeras horas del jueves, en lo que calificó de “momento difícil y peligroso” mientras las fuerzas rusas intensifican sus ataques.

Estados Unidos y otros 20 países, en su mayoría miembros de la OTAN y la Unión Europea, se han comprometido a enviar a las fuerzas ucranianas importantes cargamentos de armamento, como misiles antitanque Javelin, misiles tierra-aire Stinger, ametralladoras y rifles de francotirador. No está claro cuántas de estas armas adicionales han llegado a las fuerzas ucranianas en Kiev, lo que les obliga a confiar en el arsenal que tienen a mano y a adaptar sus tácticas sobre el terreno.

“Los rusos no estaban preparados para una guerra no convencional”, dijo Rob Lee, miembro del Instituto de Investigación de Política Exterior y experto en política de defensa rusa. “No estaban preparados para las tácticas no convencionales. No están seguros de cómo afrontar esta situación de insurgencia, de guerra de guerrillas”.

Sin duda, la mayoría de los analistas militares y funcionarios occidentales siguen prediciendo que las fuerzas rusas acabarán rodeando Kiev y empujando hacia la capital, posiblemente con la ayuda de ataques aéreos. Aunque esto podría ser cierto, no está nada claro que Rusia vaya a imponerse.

Para las fuerzas ucranianas, esta guerra es de desgaste. Parece que están tratando de frenar y desgastar a los militares rusos, creando las condiciones para un estancamiento en los límites exteriores de Kiev. Esto permitiría a los ucranianos ganar tiempo para ejercer otras presiones sobre el presidente ruso Vladimir Putin.

Fuera del campo de batalla, éstas incluyen el endurecimiento de las sanciones internacionales contra Rusia y los esfuerzos diplomáticos para obtener concesiones rusas. En los frentes, las fuerzas de Putin se enfrentan a más armamento pesado occidental entregado a Ucrania y a la creciente indignación mundial por la matanza de civiles y el bombardeo de zonas residenciales y hospitales, actos que podrían ser crímenes de guerra.

Militares ucranianos llevan un cadáver en camilla en la ciudad de Irpin, a las afueras de Kiev, Ucrania, el 12 de marzo de 2022 (REUTERS/Marko Djurica)

En las entrevistas, los soldados ucranianos también dijeron que se aprovechan de los propios defectos de los rusos, como el uso de estrategias predecibles, la falta de conocimiento del terreno local e incluso una sorprendente falta de preparación para un conflicto cruento. En las redes sociales y en los campos de batalla han aparecido informes sobre soldados rusos que se han quedado sin comida, agua y combustible para sus vehículos. Algunos se han rendido tras perderse o perder la moral. Los convoyes militares rusos se han ralentizado o detenido debido a fallos mecánicos.

“El juego principal de Ucrania es un juego por el tiempo”, dijo Michael Kofman, director de estudios rusos en el Centro de Análisis Navales (CNA) en Arlington, Va. “Tratar de hacer otra cosa va a desperdiciar mucho del potencial militar que tienen disponible. ¿Están en condiciones de expulsar a las fuerzas rusas de Ucrania? No. ¿Están en condiciones de ganar la guerra? Sí”.

En todo el país, las fuerzas ucranianas se han replegado a las ciudades, negándose a enfrentarse a las fuerzas rusas en las zonas rurales, a campo abierto. Mientras que Moscú se ha hecho con el control de ciudades del sur, como Kherson y Melitopol, está luchando por hacerse con la cercana Mariupol y otros núcleos de Ucrania, como Kharkiv, Chernihiv y Sumy.

Lo mismo ocurre en la ciudad sureña de Mykolaiv, donde, desde hace más de una semana, las fuerzas ucranianas han impedido un importante avance ruso hacia el oeste, en dirección al estratégico puerto de Odessa.

En Kiev, la sede del gobierno, lo que está en juego no puede ser mayor.

Militares ucranianos, al fondo, evacuan a personas de la ciudad de Irpin, a las afueras de Kiev, Ucrania, el 12 de marzo de 2022 (REUTERS/Marko Djurica)

Hasta ahora, los defensores de Ucrania han bloqueado el principal esfuerzo de Rusia: rodear y tomar la capital, utilizando el aeródromo de Hostomel como puente aéreo para más tanques, vehículos blindados y otro armamento. Las fuerzas ucranianas han derribado varios helicópteros rusos y hasta ahora han impedido que una importante columna de blindados rusos se adentre en la capital. Mientras tanto, se ha movilizado un sólido sistema de defensa aérea contra los ataques aéreos y de misiles.

“El mayor problema es que [Rusia] no organizó una operación militar adecuada”, dijo Kofman. “Pensaron que iban a entrar sin más y que no iban a tener que luchar. Eso provocó muchos desastres porque no planearon”.

En las zonas de Hostomel, Bucha e Irpin se han librado batallas sin tregua, un posible presagio de la guerra urbana calle por calle que podría envolver la capital si las fuerzas rusas se abren paso.

El sábado, grandes columnas de humo negro se elevaron sobre la ciudad de Bucha entre el incesante ruido de los proyectiles que caían. “Hemos colocado minas antitanque por todas partes”, dijo Casper riendo.

– – –

A unos 65 kilómetros de distancia, al otro lado de la capital, las fuerzas rusas intentaban entrar en Kiev desde el noreste. Una columna de tanques avanzó por una carretera principal hacia la ciudad de Brovary. Al pasar por un grupo de casas, las fuerzas ucranianas vieron una oportunidad.

Atacaron el convoy con proyectiles de artillería y misiles antitanque, destruyendo o inutilizando varios tanques y vehículos blindados de transporte de personal. Los soldados rusos huyeron de sus vehículos y corrieron hacia el bosque, según los vídeos publicados en las redes sociales por los militares ucranianos. Un tanque se detuvo lentamente, envuelto en llamas. (Los vídeos no han podido ser verificados de forma independiente, pero coinciden con las descripciones de la batalla proporcionadas por los combatientes ucranianos y los médicos que atienden a los heridos).

La emboscada puso de manifiesto la ineficacia de los rusos y, en ocasiones, sus inexplicables tácticas, según los analistas militares.

Los tanques y otros vehículos militares se arrastraban lentamente por la carretera abierta, lo que los convertía en un objetivo fácil. Además, estaban agrupados unos junto a otros, lo que permitía que un solo proyectil de artillería derribara varios vehículos. Tampoco había tropas de infantería desmontadas moviéndose en paralelo en el bosque o junto a la columna para detectar posibles emboscadas.

Militares ucranianos llevan a un anciano durante una evacuación en la ciudad de Irpin, a las afueras de Kiev, Ucrania, el 13 de marzo de 2022 (REUTERS/Marko Djurica)

Lo que también resultó sorprendente, según los analistas, es que algunos de los tanques tenían varias generaciones de antigüedad y no estaban bien equipados, incluido el T-72, un tanque de la era soviética que entró en producción por primera vez hace más de 50 años.

“Es un poco extraño ver esto”, dijo Lee, del Instituto de Investigación de Política Exterior. “Kiev es la misión decisiva, el objetivo decisivo, y sin embargo están enviando algunas unidades muy antiguas para tomarlo”.

La emboscada también provocó víctimas civiles. Los soldados rusos que huyeron del convoy se escondieron en las aldeas cercanas y dispararon a cualquiera que consideraran sospechoso. En los dos días siguientes, 23 civiles y soldados llegaron al Hospital del Distrito Central de Brovary, muchos de ellos con heridas de bala, dijo Valentin Baganyuk, director del hospital.

Entre ellos se encontraban los miembros de una familia a la que dispararon después de salir de su casa. Mientras el padre conducía, las balas le alcanzaron la mano, volando tres dedos, y le hirieron también en la cabeza. Su hija de 14 años también fue alcanzada. El padre consiguió ponerse a salvo.

“Los rusos los atacaron cuando intentaban escapar de su pueblo”, dijo Baganyuk.

– – –

En el interior de los bosques de los límites noroccidentales de Kiev, las baterías de artillería ucranianas han golpeado las posiciones rusas en el interior de Irpin y Bucha en un intento de frenar un posible avance. El puente que conecta la capital con Irpin fue demolido por las fuerzas ucranianas para impedir el paso de los vehículos blindados rusos.

Como precaución adicional, la carretera que va del puente destruido al centro de Kiev ha sido atrincherada cada 100 metros con grandes bloques de hormigón, camiones cisterna, neumáticos y sacos de arena.

Al otro lado del puente, en la entrada al centro de Irpin, grupos armados voluntarios han cavado trincheras en una colina con una posición privilegiada para atacar a las fuerzas rusas o intentar emboscarlas.

Frente a la colina, los combatientes ucranianos vestidos de camuflaje se situaron detrás de los árboles. Otros combatientes estaban dentro de los edificios. Se asomaban a las calles que los rusos tendrían que utilizar para avanzar hacia Kiev.

Personas se alejan de Irpin, en las afueras de Kiev, el 12 de marzo de 2022 (REUTERS/Gleb Garanich)

“Ellos tienen su propia línea que defender, y nosotros tenemos que mantener nuestra posición”, dijo Igor Zadorozhny, de 30 años, un antiguo oficial del ejército que ahora defiende la ciudad en una unidad armada creada por el alcalde de Irpin. “Ahora mismo, hay un punto muerto”.

El conflicto es una mezcla de pequeños enfrentamientos, a menudo en los puestos de control ucranianos, de bombardeos de artillería y de momentos de fuertes batallas callejeras.

“Ellos atacan nuestros puestos”, dijo Artiem, de 34 años, un agente inmobiliario convertido en soldado. “Entonces les atacamos, y ellos retroceden”. Como todos los combatientes ucranianos entrevistados por The Washington Post a lo largo del frente, se negó a dar su nombre completo por razones de seguridad.

Dijo que las fuerzas rusas no conocen la geografía de Irpin. A veces, se equivocan de camino o acaban atascados en pequeñas calles con sus tanques y vehículos blindados. Eso ha permitido a los combatientes ucranianos que se encuentran dentro de los edificios atacarlos.

Los rusos “están desorientados en la ciudad”, dijo Artiem.

Empuñando un rifle, Zadorozhny, antiguo oficial del ejército, dijo que las fuerzas ucranianas estaban esperando a que los civiles evacuaran Irpin antes de “empezar a limpiar la ciudad” de rusos.

“No tienen suficientes provisiones, comida, agua”, dijo, relatando los informes de los residentes sobre soldados rusos que saquean casas y tiendas. “No tienen mucha gasolina. Se cansarán. Y entonces iremos y los expulsaremos”.

El conocimiento local del terreno urbano fue una gran ventaja para los defensores de Kiev, dijo Zadorozhny. “Todo, cada piedra, cada árbol es para nosotros”, dijo.

Otro combatiente, Roman, de 32 años, dijo que los residentes han estado proporcionando información para ayudar a apuntar a los rusos en las zonas donde todavía hay recepción de telefonía móvil.

“Están tratando de tomar Kiev, pero no lo harán”, dijo Roman. “Todo nos están ayudando”.

– – –

Con las fuerzas terrestres rusas ralentizadas, crece otra pregunta: ¿Incrementará Moscú los bombardeos sobre Kiev para presionar al gobierno para que se rinda o huya? Hasta ahora, la capital se ha librado en gran medida del intenso aluvión de ataques aéreos y bombardeos que han golpeado ciudades como Kharkiv y Chernihiv.

En el puesto de control de Casper, las fuerzas rusas han intensificado sus ataques. Los tanques dispararon entre 20 y 25 proyectiles, derribando una gran casa azul junto a la base de los ucranianos el viernes. Los ucranianos no devolvieron el fuego.

“Nuestro objetivo es defender nuestras posiciones, no atacar a los rusos”, dijo Casper.

Esta táctica es inteligente, según los analistas militares.

El ejército ucraniano no puede competir con el poderío del armamento ruso y necesita conservar un arsenal mucho más pequeño en lugar de desperdiciar recursos en contraofensivas. Casper dijo que también querían mantener abierta la carretera de Bucha para permitir la huida de más civiles. Devolver los disparos podría convertir la carretera en una zona de combate, dijo.

Los rusos, añadió, han enviado equipos para hacer explotar las minas ucranianas. Pero, ¿y si un día los tanques rusos se dirigen por la carretera hacia su puesto de control?

Casper sonrió y se dirigió a un almacén. Salió con un misil antitanque NLAW suministrado por el Reino Unido y una granada propulsada por cohete.

“Sabemos cómo recibirlos”, dijo, sosteniendo las armas en sus manos. “Tenemos todo aquí”.

(c) 2022, The Washington Post