Cotas convoca a asamblea extraordinaria de delegados para designar comisión revisora de ‘informe especial’

La reunión será el jueves 31 de marzo, a las 18:00, en el salón Chané de Fexpocruz. Existe una auditoría externa sobre el programa Cotas en Cuotas, que dice que el daño económico es de $us 14,5 millones
Tanya Imaña Serrano

El próximo jueves 31 de marzo, en el salón Chané de Fexpocruz y, desde las 18:00, tendrá lugar la Asamblea general extraordinaria de delegadas y delegados distritales de la Cooperativa de Telecomunicaciones Santa Cruz, Cotas, según dieron a conocer a través de una convocatoria pública.

Se espera que los delegados tengan acceso a la auditoría externa referida al programa Cotas en Cuotas, que ha implicado pérdidas económicas para la cooperativa.

El orden del día de la asamblea del 31 de marzo contempla aprobar tanto la inclusión como la exclusión y expulsión de algunos asociados de Cotas; asimismo, la designación de la comisión revisora del informe especial y la designación de dos delegados distritales, que estén presentes para que firmen el acta, junto al presidente y al secretario del Consejo de Administración.

La convocatoria explicita que, de no haber el quórum necesario, fijado en la mitad más uno de los delegados, la asamblea se reunirá de igual forma, a partir de las 19:00 con la cantidad de asistentes en sala.

De acuerdo con el peritaje externo que revisó los acuerdos comerciales para el suministro de equipos electrónicos, suscritos en las gestiones 2017 y 2018 con los proveedores de ‘Cotas en Cuotas’, a los que EL DEBER tuvo acceso, $us 14,5 millones fue el daño económico a la cooperativa.

La Autoridad de Regulación en Cooperativas (Afcoop), a través de una misiva enviada a Cotas, en febrero pasado, conminó a la cooperativa a difundir el resultado de la auditoría a sus socios, como corresponde a la norma.

En 2019, Cotas denunció que, a través de este programa de fidelización de sus socios, que facilitaba que estos compraran equipos electrónicos a crédito, un grupo de funcionarios realizó solicitudes ficticias, para después desviar y vender los aparatos en el mercado negro, sin que estos llegaran a los afiliados de la cooperativa, como estaba formalmente previsto.