El Alto: “Pildorean” a toda una familia en un matrimonio

Toda una familia “pildoreada” en una fiesta de matrimonio por un grupo de desconocidos quienes hasta se rajaron cajas de cerveza para dejarlos dormidos con el objetivo de robarles sus pertenencias.

Fuente: http://www.elalteno.com.bo



“Me han invitado un vasito, después no recuerdo nada. Solo recuerdo que una señora me estaba tocando la cara y a mi hijo le pidió que vaya por un vaso de agua y en ese instante que me robaron mis joyas”, contó una de las víctimas.

Según los agentes de la Policía, este tipo de modus operandi es cada vez más frecuente en fiestas sociales y piden cuidado a los invitados ya que los delincuentes usan somníferos para dormir a sus víctimas y robarles sus pertenencias.

El hecho se registró dentro de una boda social donde asistió en calidad de invitados una familia de cinco personas asistió para acompañar a los protagonistas de la fiesta.

Entre copas y copas, luego de partir la torta, unos cuatro desconocidos compuesto por dos hombres y dos mujeres, que estaban en la mesa de al lado se acercaron “amigablemente” a ellos y les invitaron algunos vasos de cerveza.

Para seguir la parranda los desconocidos fueron a compartir en la mesa de la desafortunada familia y hasta les entregaron una caja de cervezas recién compradas.

“Vienen unas personas y se acoplan a nosotros, ya que incluso nos llamaron de nuestro nombre, Parece que los han estudiado”, cuenta una de las víctimas.

 Luego de compartir, las víctimas comenzaron a sentir cierto cansancio y un sueño como si hubieran bebido varios días. Todos los miembros de esa familia se durmieron en la mesa, menos el hijo menor quien fue el único que no tomaba alcohol.

Una de las delincuentes mandó al menor a buscar agua para que su mamá reaccionara, ya que estaba totalmente “nocaut”.

El menor asustado al ver que era la primera vez que pasaba algo así, fue a buscar agua del bar del local, mientras los delincuentes aprovecharon para robar todos los objetos de valor de sus víctimas.

EL ROBO

Les arrebataron sus celulares, sus billeteras, sus joyas y hasta las últimas monedas que tenían en sus bolsillos y mientras los demás invitados seguían bebiendo y la seguridad permanecía en la puerta evitando que los invitados se llevaran botellas de cervezas.

Cuando el menor volvió a la mesa, los delincuentes se habían ido como si nada hubiera pasado, se subieron a un motorizado particular y desaparecieron.

Resulta que los delincuentes no eran conocidos y que habían entrado al local sin tener invitación y cuando la fiesta ya había comenzado.

Nadie los conocía, pero las cámaras de seguridad del local y de las calles ayudarán a los investigadores a identificar a los malhechores. Los agentes del orden iniciaron la investigación y están “calcándoles los pasos”.

   Un hecho similar ocurrió el año pasado (2021) cuando, una banda delincuencial pildoreó a varios invitados dentro de un local, donde también les robaron todos sus objetos de valor.